¿Cómo será el internet en el futuro?

El 29 de octubre de 1969, dentro del proyecto Arpanet, dos ordenadores situados a varios kilómetros de distancia, en la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) y en el Stanford Research Institute (SRI), y conectados por una red de 50 kilobytes por segundo considerada entonces de alta velocidad, entablaron la primera conversación entre dos máquinas.

Fue la histórica primera transmisión de información entre ordenadores a larga distancia, el llamado “primer tramo” de lo que hoy es la omnipresente Internet.

¿Imaginaron entonces los creadores de la red la importancia que tendría cinco décadas después? Es difícil responder ahora a esa pregunta, pero se puede intentar dar respuesta a otro interrogante más apasionante: ¿Cómo será y funcionará Internet dentro de otros 50 años?

El científico de la computación y creador de esa “primera conversación” entre máquinas, el ingeniero Leonard Kleinrock (Nueva York, 1934) profesor distinguido en la UCLA, considerado como uno de los “padres de Internet”, nos apuntó cómo ve la evolución de la Red dentro de medio siglo.

NANO DISPOSITIVOS EN EL ENTORNO

“Para articular una visión de lo que será Internet y cómo funcionará en los próximos 50 años, es mejor dividir esa predicción en dos componentes: la infraestructura, que es relativamente fácil de predecir, y sus aplicaciones y servicios, que son casi imposibles de predecir”, comenzó Kleinrock.

“La mayoría de la gente cree que el ciberespacio vive detrás de la pantalla de su computadora o dispositivo portátil”, señaló el hombre que desarrolló la tecnología de conmutación de paquetes clave para interconectar a los ordenadores.

“Veremos un movimiento por el cual sacaremos el ciberespacio de detrás de la pantalla y lo desplegaremos en nuestro entorno físico: en las paredes de nuestras habitaciones y nuestros escritorios; en nuestros automóviles y habitaciones de hotel; en nuestras uñas, en nuestros anteojos e, incluso, dentro o sobre nuestros cuerpos …”, pronosticó Kleinrock.

“Y eso sucederá debido a las tecnologías de sensores de bajo costo, una serie de micro y nano dispositivos que se están creando. Sensores, mecanismos actuadores, lógica, memoria, almacenamiento, pantallas, micrófonos, altavoces: todo esto se desplegará en nuestro entorno físico”, según este ingeniero y catedrático.

“Cuando tengamos estos ‘espacios inteligentes’, que estoy describiendo, al entrar en una habitación, ésta sabrá que entramos, que somos nosotros quienes entramos y podremos interactuar con ese espacio y preguntarle ‘¿dónde estamos en ese momento?’, recibiendo la respuesta en forma hablada, como un holograma o en una pantalla emergente”, vaticinó.

LA HABITACIÓN SABRÁ NUESTROS GUSTOS

“Entonces podremos acercarnos a una computadora en ese entorno, y como sabrá que somos nosotros, nos proporcionará una interfaz personalizada. Nuestras aplicaciones estarán disponibles, en la nube o en la propia máquina. Se personalizan según nuestras necesidades en función de su conocimiento de nuestro perfil, preferencias y privilegios”, señaló Kleinrock.

“Si entramos en una habitación de hotel, ésta estará al corriente de la temperatura y los canales de TV que queremos y sabrá los dispositivos digitales que nos brindarán la experiencia que esperamos”, apuntó.

“Esta es la idea de los ‘espacios inteligentes’, que estarán disponibles donde quiera que vayamos y tendrán la capacidad de la computación nómada, lo que significa que cuando lleguemos a un determinado lugar, allí podremos conectarnos, involucrarnos y obtener servicios”, según este ingeniero.

“Al mismo tiempo, esta capacidad debería ser omnipresente, debería estar donde quiera que vayamos. Esa combinación de ubicuidad, computación nómada y espacios inteligentes será extremadamente poderosa. De hecho, Internet estará en todas partes de manera invisible”, pronosticó Kleinrock.

Este científico adelantó que a ello luego se agregará “la disponibilidad de agentes de software inteligentes implementados en la Red, que estarán allí para proporcionarnos lo que necesitemos, desde alertas hasta la información que estemos buscando. También podremos enviarlos a la Red para que encuentren esa información, actuando en nuestro nombre”, agregó el profesor.

SEGUIRÁ SORPRENDIÉNDONOS

“Esos agentes inteligentes, dispositivos y espacios inteligentes, van a generar la mayor parte del tráfico en Internet en lugar del generado por seres humanos sentados frente a teclados y ante unos micrófonos, como sucede actualmente”, aseguró.

“De hecho, Internet está desapareciendo en la infraestructura y finalmente se volverá invisible y terminará transformándose en un sistema nervioso global invisible y penetrante”, destacó Kleinrock.

“Predecir las aplicaciones y servicios es mucho más difícil, porque éstos nos han sorprendido continuamente y muchas de las principales aplicaciones que incendiaron la Red fueron las que no predijimos”, reflexionó.

Kleinrock se refiere a aplicaciones y servicios como “el correo electrónico, la Web, los motores de búsqueda, los motores de compras, YouTube, Napster, el intercambio de archivos punto a punto o ‘peer-to-peer’, los blogs, el contenido generado por el usuario y las redes sociales, entre otros.

“Todos estos avances ‘salieron de la nada’ y fueron repentinos, imprevistos y explosivos, por lo que lo mejor que puedo hacer es predecir que no podremos predecir las aplicaciones y servicios del futuro”, ironizó.

“De hecho, ¡hemos creado un sistema global que continuará sorprendiéndonos! ¡Qué mundo tan maravilloso y emocionante nos espera!” señaló el profesor Leonard Kleinrock.

Estas son las predicciones de unos de los “padres de Internet” y quien también posee una de las mentes más brillantes de la tecnología, producidas para el 50º aniversario de la Red.

Texto y fotos: EFE

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *