Comparten estrategias para revertir el impacto de la ganadería tradicional

Ganadero de la región de El Limón de Jalisco visitaron Mérida para recibir tres días de capacitación por parte de investigadores de la Facultad de Veterinaria y Zootecnia de la Uady, quienes les compartieron sus conocimientos en torno a la alimentación del ganado vacuno con base en huaxin y ramón, entre otras especies, que al crecer forman una fresca sombra que ayuda a mejorar la calidad de vida de las vacas, al disminuir las temperaturas de 40 o 42 grados a 32 o 34.

De esta manera además de que se reducen los costos de la alimentación, también disminuye el estrés que se genera con las altas temperaturas, y que tiene como resultado la poca ganancia de peso y el aumento de la posibilidad de un aborto, lo que a final de cuentas es una perdida para el ganadero, y más si está dedicado a la producción de leche, explicó a Punto Medio el investigador Juan Carlos Kú Vera, quien detalló que después de los 33 grados, se reduce la producción en al menos un litro.

Esto también influye en la posibilidad de que se logre preñar a la vaca, pues si la temperatura ambiente es de 35 o 40 grados en el interior del animal, alcanza temperaturas de 42 o 43 grados.

A lo largo de la conferencia, el entrevistado recalcó que mediante una alimentación con base en huaxin y ramón, que sustituya al pasto, se puede reducir hasta en un 25 por ciento la emisión de gases de efecto invernadero, y también bajar entre un 10 y un 15 por ciento los costos de producción, lo que es muy importante en estos tiempos en los que hay recortes presupuestales por parte de la federación al campo.

Al respecto, el profesor investigador de la Uady, Francisco Javier Solorio Sánchez, destacó que en estos momentos los precios de los forrajes están por las nubes y citó a manera de ejemplo que el grano importado, como la soya, se cotiza a 8 pesos el kilo, por lo que los productores están buscando opciones para abaratar sus costos.

-Lo más rentable es el uso de recursos locales en la nutrición animal, como el pich, el huaxin y el ramón, que tienen los sustratos que necesitan los animales, proteína y energía– detalló a Punto Medio.

El entrevistado subrayó que la ganadería extensiva basada en uso de pasturas en monocultivo, es la principal razón de emisión de metano, mientras que el uso de los sistemas silvopastoriles, empleando por ejemplo huaxin y ramón, ayuda al entorno conservando la biodiversidad, además de que reduce los costos de alimentación para los ganaderos.

Durante la jornada en la que los visitantes recorrieron hasta el laboratorio de Cambio Climático de la facultad, en la que conocieron el funcionamiento de los analizadores de oxígeno y metano, además de los resultados de 20 años de investigación en los que se ha estudiado el valor nutritivo de la alimentación de los animales, tendiente a que la ganadería transite a ser más eficiente y que se contribuya a la disminución de las emisiones de gases de efecto invernadero, que representan una equivalencia a 28 veces el potencial del calentamiento global.

Texto y foto: Manuel Pool Moguel

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *