Consejos básicos para ahorrar durante la pandemia sanitaria

En estos momentos de crisis económica es importante ajustar las compras que se realizan, identificando aquellas que sean necesarias

La crisis económica ocasionada por la pandemia del COVID-19 ha obligado a miles de personas a ajustar sus gastos para adaptarse a la nueva realidad que viene golpeada por despidos, empresas en quiebra o fuertes gastos en salud, entre otros. Por ello, para enfrentar esta situación y estar preparados ante un futuro que se presenta incierto, la sociedad ha despertado su necesidad de ahorrar.

En estos momentos, debería ser prioridad ajustar las compras que se realizan, identificando aquellas que sean realmente necesarias. De esa forma, se podrá empezar a crear un colchón de dinero que ayudará a solucionar problemas frente a imprevistos. En este punto, hay que tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

1.-Antes de comprar, es necesario comparar precios. Es importante recordar que el ahorro es parte de un proceso de planificación y organización. Se recomienda realizar una búsqueda online para saber qué productos y/o servicios se pueden encontrar en el mercado, así como sus características y precios.

Antes de comprar siempre se debe comparar el precio de un producto con respecto a otro igual o de similares características. Si se está buscando algún servicio que se paga por tiempo prolongado, como los seguros médicos o de vehículos, es conveniente contactar con dos o tres empresas diferentes para optar por aquella que ofrezca los mejores servicios a un costo razonable.

2. Reducir los gastos hormiga. Sentir que el dinero se va sin saber en qué, es una idea muy frecuente. A eso se le llama gastos hormiga y se trata de pequeñas compras que no son necesarias y que se hacen de forma frecuente y casi inconsciente. Pueden ser diversos, desde comprar una galleta o adquirir ropa por impulso, hasta contratar servicios de “streaming” de video o de música que apenas se hace uso de ellos.

Estas pequeñas sumas de dinero pueden representar importantes cantidades a largo plazo. Para identificar estos gastos, se puede realizar el ejercicio de ir anotando cada desembolso por el lapso de un mes. De esa forma, se determinará en qué se gasta el dinero y se podrán tomar acciones para corregir el exceso de estos consumos. Cabe recordar que reducir pequeños gastos puede llevar a grandes ahorros.

3. Elaborar un presupuesto semanal. Un presupuesto ayudará a crear un plan de ahorro. El primer paso es colocar los ingresos personales y los egresos como gastos fijos, variables y el pago de deudas en un periodo de tiempo determinado.

Una vez que se tenga una idea de cuánto se gasta mes a mes, se podrá comenzar a organizar los gastos y así definir cuánto dinero se necesita para vivir. Además, se podrá identificar algunos pagos excesivos y los gastos hormiga, que se podrían suprimir y representar una cantidad a ahorrar.

4. Usar productos financieros creados para iniciar el ahorro. Con un presupuesto definido es importante establecer objetivos financieros a corto, mediano o largo plazo, que podrían ser desde realizar estudios, hacer un viaje soñado o adquirir una vivienda.

Para ello, se recomienda consultar con la entidad financiera de la que se es cliente sobre los productos que le pueden ayudar a alcanzar el objetivo, entre ellas alcancías virtuales o depósitos a plazos o fondos mutuos.

Texto: Georgina Bacelis

Foto: Agencia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *