Consejos para apoyar a menores con TDAH durante la pandemia

Por la educación a distancia, los alumnos que tienen el padecimiento requieren de que se les organice sus actividades para no atrasarse.

La contingencia sanitaria generada por el coronavirus COVID-19 ha originado que muchas familias tengan problemas con el cuidado y la educación en el hogar de sus hijas e hijos, sobre todo los que  padecen el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), quienes tienen problemas para prestar atención, controlar conductas impulsivas o tienden a ser más activos.

Los menores con este trastorno pueden necesitar apoyo adicional para manejar los desafíos de atención y comportamiento, y mantenerse al día con el aprendizaje.  Para ello los expertos recomiendan seguir las siguientes recomendaciones: 

Comuníquese con la escuela

Es importante que usted sepa qué apoyos ha recibido su hijo en el salón de clases y cómo podría mantener la continuidad en el hogar. Pregunte a los maestros y/o al personal de la escuela qué rol debe tener usted para mantener a su hijo o adolescente organizado, enfocado y centrado en la tarea.

La comunicación frecuente y constante con el personal de la escuela facilitará esta transición tanto para los estudiantes como para los padres.

Estructure el día

Todos los niños se beneficiarán con la estructura en estos tiempos inciertos, pero aquellos con Tdah lo necesitan aún más. Es importante tener un horario publicado en algún lugar de la casa que muestre lo que van a hacer en cada momento del día.

En lugar de pensar en un día escolar dedicado al aprendizaje de 9 de la mañana a 12 del mediodía, sería bueno pensar en términos de ráfagas de aprendizaje, ya que la investigación muestra que los niños solo pueden enfocarse y trabajar de manera efectiva durante 45 minutos como máximo.

Los niños con TDAH en particular se benefician cuando los padres pueden establecer expectativas claras de antemano, sobre cuánto durará cada segmento y qué deben hacer en ese período de tiempo, y luego hacer un seguimiento para ver si hicieron el trabajo como se esperaba.

Piense en lo que motiva a sus hijos, y alterne las actividades que sean menos atractivas para ellos, que pueden incluir el trabajo escolar, con aquellas que disfrutan más.

Use la atención positiva

Sabemos que la atención positiva es el motivador más poderoso que tenemos para influir en el comportamiento de los niños, y con los niños que tienen TDAH, es útil hacer que esa atención sea lo más poderosa posible. Los niños con dificultades de atención y control de impulsos necesitan recibir elogios grandes, alentadores, inmediatos e intensos.

La atención como motivador y recompensa

Cuando todos los miembros de la familia estén confinados en el hogar, los niños buscarán mucho la atención de sus padres, lo que será un desafío, especialmente para los padres que necesitan trabajar.

Texto: Georgina Bacelis

Foto: Cortesía

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *