Consejos para mantener su vehículo en la pandemia

En este periodo de aislamiento social, en el que el uso del automóvil es mínimo, se recomiendan ciertas medidas para evitar daños.

El confinamiento por coronavirus no solo afecta a las personas, sino también a los vehículos, ya que permanecen resguardados en calles y garajes, acumulando polvo y registrando un desgaste silencioso que puede llegar a ser fatal al momento de volver a usarlo.

Un coche parado durante largo tiempo puede sufrir averías graves si no se toman una serie de precauciones previas, y se realiza un pequeño mantenimiento periódico.

Aún no se sabe con precisión cuánto va a durar el aislamiento, por lo que se recomienda tomar una serie de medidas preventivas, para evitar pagar la reparación de un automóvil por estar parado demasiado tiempo.

Entre estas medidas destacan:

1.-Revisar los líquidos. Lo más recomendable al enterarnos del confinamiento hubiera sido llevar el coche al taller para revisar todos los líquidos y renovarlos junto con sus filtros. De este modo se pueden evitar posibles fugas o evaporación, además de impedir la saturación de los filtros por la suciedad acumulada.

2.-Llenar el depósito. Ante la posibilidad de no usar el automóvil durante un largo tiempo, lo mejor es llenar el depósito por completo para evitar que se deteriore el interior del mismo. Aunque esto sucede en periodos mucho más largos y principalmente en coches antiguos con tanques de metal, siempre es mejor mantenerlo lleno.

3.-Aumentar la presión de los neumáticos. Uno de los deterioros que más se nota es la pérdida de aire en los neumáticos. Las ruedas de un vehículo parado se desinflan mucho más rápido que uno en activo. Esto no solo resulta peligroso cuando se vuelve a usar el coche, sino que habrá que tirar los neumáticos, ya que el peso del propio vehículo puede llegar a deformar las llantas.

4-Desconectar la batería. Probablemente lo primero que fallará en el coche será la batería. Si ésta no se encuentra en un estado óptimo, en pocos días de inactividad puede agotarse por completo dejando inútil el vehículo. Lo más aconsejable es desconectarla.

5.-Arrancarlo cada 10 días. Un aspecto básico para mantener el coche “vivo” es arrancarlo cada 10 días aproximadamente. Esto evitará que algunos componentes mecánicos se compriman y endurezcan. Lo ideal es incluso, dar una pequeña vuelta para lubricar todos los engranajes e impedir que se “oxiden” los componentes.

Si no han desconectado la batería, pueden poner el coche en marcha cada poco tiempo para evitar que se agote.

6.-Poner en marcha los elementos eléctricos. Ya que se tiene en marcha el coche, lo mejor es activar los elementos electrónicos. El aire acondicionado, por ejemplo, se debe poner en marcha cada dos semanas para que siga funcionando y no acumule suciedad en las toberas, esta recomendación es en realidad para todo el año, aunque no se mantenga el coche parado. A su vez, es bueno subir y bajar las ventanillas, mover los espejos retrovisores exteriores si son electrónicos, o regular los asientos y el volante si son automáticos.

7.-Limpiarlo y taparlo. Antes de dejar el coche parado, lo ideal es darle una buena lavada tanto por fuera como por dentro, de este modo se evitará que se empolve y que manchas de resina o excrementos de ave se “coman” la pintura, o que el interior huela mal al dejar que se pudran algunos restos, o que se creen humedades.

Texto: Georgina Bacelis

Foto: Cortesía

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *