Consejos para una cena navideña con higiene y debida precaución

Expertos sugieren reducir el número de personas, evitar los besos o abrazos, así como ventilar el lugar

La llegada de las fiestas navideñas trae muchos encuentros y reuniones entre familiares y amigos, y aunque la pandemia de coronavirus ha marcado la cena de Nochebuena, las autoridades de salud han dado a conocer algunas recomendaciones que pueden seguir y que son clave para reducir el riesgo de contagios.

Según destacan los especialistas, lo esencial es usar mascarilla todo el tiempo posible y quitársela solo para comer y beber, reducir el número de personas y el tiempo de la celebración, así como ventilar y desinfectar e higienizar bien el comedor y la sala después de las visitas.

-Pautas para las reuniones. Los expertos insisten en prevenir o eliminar las reuniones presenciales con personas que no sean convivientes, así como la reducción de personas que acudan al encuentro hasta un número que sea “indispensable”.

Además, subrayan la importancia de adquirir los regalos online o de manera anticipada para evitar aglomeraciones. También recomiendan realizar el intercambio de regalos en un lugar al aire libre, anular las comidas de empresa y fomentar la comida para llevar.

-Recomendaciones durante los encuentros. Por lo general, se recomienda usar gel antibacterial al entrar al domicilio, y un lavado de manos. Dejar los zapatos a la entrada, evitar besos o abrazos y asegurarse de que el lugar está ventilado.

-Higiene de manos y distancia entre comensales. Para empezar, al llegar a la casa o restaurante donde se celebre la reunión, hay que recordar que es necesaria la higiene de manos, y en la mesa hay que sentarse teniendo en cuenta la distancia entre las personas con las que generalmente no se convive a diario.

-Lugar bien ventilado. Se habla de una ventilación con corrientes de aire “cruzadas”, abriendo ventanas y puertas, para maximizar los cambios de aire en la estancia en la que vayan a reunirse todas las personas.

-Platos individuales y vasos identificados. Una vez sentados, cada persona debe tener su plato individual y no debe haber comida al centro para evitar compartir platos, mientras que los vasos y copas deben estar identificados para que cada comensal sepa cuál es el suyo.

-Una persona encargada de la mesa. Los profesionales aseguran que “lo ideal” es que una única persona se encargue de poner, retirar y servir la mesa y de esta forma, además, se evitará coincidir en espacios pequeños y que se rompan las medidas de seguridad.

-Duración del encuentro. También destacan la importancia de que la celebración no se alargue mucho y si se hace sobremesa no hay que cantar ni hablar en tono alto, por los aerosoles, tampoco debemos compartir el móvil ni ningún dispositivo, y, sobre todo, “no hay que dar besos ni abrazos”, tampoco con las campanadas.

Texto: Georgina Bacelis

Foto: Agencia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *