Conserva batalla de abuelo carrillista

Hace unos días fallece el periodista Germán Pasos, autor del libro Felipe Carrillo Puerto en la memoria, en donde recopila el testimonio de su abuelo Marcos Tzec, quien se enfrenta a militares por sus ideas políticas

Hace unos días recibimos la triste noticia del fallecimiento del periodista y antropólogo Germán Pasos Tzec, quien en el libro “Felipe Carrillo Puerto en la memoria”, recordó con mucho cariño a su abuelo, Marcos Tzec Tut, a quien visitaba en su pueblo natal Opichén, Yucatán, donde a principio de los años setenta no había energía eléctrica.

—Solo había luz en los edificios de los alrededores de la Plaza Principal. La gente se alumbraba con velas y mi abuelo tenía un radio de transistores con el que por las noches sintonizaba estaciones de onda corta. Tenía un cable amarrado entre dos matas de huano que estaban cerca de la casa de paja, así que podía sacar un cable para amarrararlo con antena y escuchábamos estaciones de México y Cuba —recordó el comunicador quien inclusive se grabó en la memoria algunos de las identificaciones que se repetían constantemente durante la programación que se integraba con música y noticias.

—Escucha usted XERMX, Radio México, transmitiendo en onda corta desde México capital de la República Mexicana, y la otra, esta está usted en sintonía con radio Habana, desde Cuba, territorio libre en América —escribió el inolvidable Germán, quien con su don de gente y amena plática se ganó el reconocimiento y cariño de sus compañeros de los medios de comunicación.

En la mencionada obra, editada en 2011 por el Gobierno del Estado, Germán, recopiló información en la que narra la manera en la que su abuelito Marcos sobrevivió a la matanza que se llevó a cabo en su pueblo en 1933, esto cuando el gobernante en turno Bartolomé Garcia Correa, intentaba aplastar la resistencia contra la designación del licenciado César Alayola Barrera, como precandidato, cuando la población apoyaba para buscar el cargo a Gualberto, uno de los hermanos menores de Felipe Carrillo Puerto.

La consigna era capturar vivo o muerto al abuelo de Germán, quien era un respetado líder campesino y sargento de la Defensa Revolucionaria del Pueblo de Opichén y defensor de las ideas socialistas del “Apóstol Rojo”.

Un 15 de abril de 1933, Sábado Santo, a las 4 de la mañana le avisaron a Marcos que estaban llegando los federales, de inmediato salió con un grupo de hombres armados, entre ellos su hermanito, a una plazuela cercana al cementerio para esperarlos.

Los militares coparon la casa de Marcos Tzec ordenándole que saliera con las manos en alto, y él observando todo desde otro punto disparó hiriendo a uno de los soldados, y estos contestaron la agresión matando a 30 campesinos que habían llegado de Muna para participar en un mitin de apoyo a Gualberto Carrillo Puerto que se llevaría a cabo ese día y que descansaban en una casa de paja y que al escuchar los disparos salieron asustados y terminaron abatidos.

Del grupo de Marcos solo quedaron con vida él y un compañero más que huyeron al monte, en la plazuela quedaron también tres federales muertos y seis heridos.

—Estando en lugar seguro mandó a su amigo de apellido Canul al pueblo para avisar a la abuela Eusebia que le enviara un hipil y un rebozo con el que cubrió su escopeta. Al pasar por la plaza del pueblo en medio de la oscuridad de la noche, un soldado gritó: ¿Quién viene? y él contestó, “Soy una pobre vieja”, así logró huir hasta Umán dónde lo esperaron para llevarlo a Mérida para buscar protección y pedir ayuda y de tener los asesinatos y arbitrariedades en contra de la gente inocente —recordó Germán quien finalizó mencionando que su abuelo murió de vejez en Opichén en 1976 rodeado de sus siete hijos: Concepción, Rubén, Rafaela, Carmita, Eradia, Elvia y Edelmira. En total tuvo 35 nietos y bisnietos. Su esposa Eisebia Martín falleció en 1986.

Texto: Manuel Pool Moguel

Fotos: Cortesía

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *