Corales evolucionados a prueba de cambio climático

Los corales están desapareciendo en todo el mundo, pero unos científicos australianos han encontrado un método para salvarlos. Han logrado que las microalgas que viven en simbiosis con estos animales marinos,  se vuelvan más resistentes a las olas de calor que arrecian con el cambio climático y aniquilan los arrecifes.

Los corales son brillantes y coloridos debido a unas algas microscópicas llamadas zooxantelas que conviven en una relación simbiótica con estos invertebrados marinos, que se agrupan en colonias y producen un esqueleto de carbonato de calcio. Corales y algas se ayudan mutuamente a sobrevivir.

Pero cuando la temperatura del océano aumenta los corales se estresan y expulsan las zooxantelas. A medida que estas algas se van, el coral pierde su color hasta  quedarse blanco y, si las aguas permanecen demasiado calientes, las algas no regresan y el coral muere, explicaron desde World Wildlife Fund (WWF).

La principal causa del blanqueamiento coralino es el cambio climático; cuando la temperatura del planeta aumenta, el océano se calienta, haciendo que el coral expulse las algas, según WWF.

Un equipo de científicos liderados por la Agencia Nacional de Ciencias de Australia, CSIRO (www.csiro.au), ha conseguido en un laboratorio que las microalgas que viven en simbiosis con los corales aumenten su termotolerancia -más tolerantes al calor-, fortaleciendo a su vez los corales.

Estos corales con mayor tolerancia al calor tienen el potencial de reducir el impacto del blanqueamiento de los arrecifes provocado por las olas de calor marinas, que son cada vez más frecuentes bajo el cambio climático, según el equipo, que incluyó investigadores de CSIRO,  el Instituto Australiano de Ciencias Marinas, AIMS, (www.aims.gov.au) y la Universidad de Melbourne (www.unimelb.edu.au).

“Los arrecifes de coral están en declive en todo el mundo”, señaló  el doctor Patrick Buerger, líder científico de la Plataforma CSIRO de Ciencia Futura de Biología Sintética (SynBio FSP).

ALGAS EVOLUCIONADAS

Añadió que “el cambio climático ha reducido la cobertura  coralina y los que sobreviven están bajo una presión creciente, a medida que aumentan la temperatura del agua y la frecuencia y la gravedad de los eventos de blanqueamiento de los corales”.

Para reforzar la tolerancia del coral al blanqueamiento, Buerger y su equipo utilizaron un enfoque novedoso, consistente en reforzaron la tolerancia al calor de las microalgas o zooxantelas que viven en simbiosis (simbiontes) con los corales.

Los investigadores aislaron las microalgas (pequeñas células de algas que viven dentro del  tejido coralino) y las cultivaron en un laboratorio, usando una técnica llamada “evolución dirigida”, consistente en exponerlas a temperaturas cada vez más cálidas durante un período de cuatro años.

“Este enfoque novedoso ayudó a las microalgas  a adaptarse y a sobrevivir en condiciones más cálidas”, según Buerger.

“Una vez que las microalgas se reintrodujeron en corales en sus primeras etapas de desarrollo o etapa larval, la nueva simbiosis con las algas coralinas manipuladas fue más tolerante al calor en comparación con la simbiosis original”, según este experto.

NO SE HABÍA LOGRADO HASTA AHORA

Recalcó que estas microalgas manipuladas (o “evolucionadas”, en lenguaje científico) fueron expuestas a temperaturas comparables a las del océano durante las olas de calor marinas, que tienen lugar durante el verano,  y que son las causantes del blanqueamiento de los arrecifes de la Gran Barrera de Coral, situada frente a la costa de Queensland en el noreste australiano.

“Durante su trabajo, los investigadores descubrieron que las microalgas tolerantes al calor son mejores en la fotosíntesis y mejoran la respuesta del coral a las altas temperaturas, demostrando que ambos seres están en comunicación directa entre sí”, según la profesora Madeleine van Oppen, de AIMS y la Universidad de Melbourne.

“El siguiente paso será probar las cepas de algas manipuladas en colonias adultas de distintas variedades de especies de coral”, adelantó la profesora Claudia Vickers, directora de SynBio FSP, enfatizando en que este avance aporta una herramienta prometedora para aumentar la tolerancia de los corales  al calor.

“Soy bastante optimista, porque estas microalgas evolucionaron por el calor, y confío en que podrán formar una simbiosis con muchas especies de corales diferentes”, señaló Patrick Buerger.

Apuntó también que, “al haber conseguido aumentar la termotolerancia de esta cepa de microalgas, potencialmente podemos aumentar la termotolerancia de muchas especies de corales diferentes”.

“Esto es un gran avance y algo que no hemos podido hacer antes. Es una intervención para mejorar las condiciones de los arrecifes, restaurarlos y ayudarlos a sobrevivir al cambio climático. Además lo tenemos que desarrollar lo antes posible, porque dentro de unos años puede ser demasiado tarde”, advirtió el  experto.

Texto y foto: EFE

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *