Pandemia y cáncer: expertos hablan sobre prevención

En México, el cáncer es la tercera causa de muerte, después de las enfermedades cardiovasculares y la diabetes

La pandemia de COVID-19 ha originado que mueran más personas de cáncer, esto debido a la falta de medicamentos y que la atención en las instituciones de salud se ha limitado, ya que muchos debido al confinamiento han abandonado sus tratamientos.

Cabe destacar que esta enfermedad es la tercera causa de muerte en el país, después de las enfermedades cardiovasculares y la diabetes.

Cuatro de cada diez cánceres se pueden prevenir, pero solo uno de cada tres puede curarse mediante el diagnóstico a tiempo y tratamiento correspondiente.

Según los especialistas, se estima que 1 de cada 2 hombres, y una de cada 3 mujeres tendrán esta enfermedad en algún momento de su vida.

El cáncer es un grupo de enfermedades que comienza cuando las células crecen descontroladamente, sobrepasando a las células normales, dificultando así que el organismo funcione correctamente.

¿Cuáles son los tipos de cáncer?

Si las células crecen excesivamente, forman una masa de tejido llamado tumor, que puede ser benigno o maligno. Los tumores benignos no son cancerosos, se pueden extraer y no desaparecer. Si es maligno, es canceroso, tiende a invadir, destruir tejido, y entrar en el torrente sanguíneo o el sistema linfático.

Síntomas a prestar atención:

Tiroides. -Bultos, inflamación o dolor en el cuello, garganta, ganglios linfáticos u oído, dificultad para comer, tos y ronquera.

Estómago. -Indigestión, acidez, dolor, náuseas, vómitos, diarrea, estreñimiento, hinchazón estomacal, pérdida del apetito, y sensación de alimentos que se atoran al comer.

Colorrectal. -Cambios en la evacuación, como diarrea, estreñimiento, reducción del diámetro de las heces, sensación de no terminar de evacuar, sangrado, debilidad y pérdida de peso.

Linfoma. -Inflamación en los ganglios linfáticos, pérdida de peso, cansancio, dolor de pecho, infecciones y moretones frecuentes.

Pulmón. – Dificultad para respirar, tos que no desaparece o con sangre, dolor de pecho, ronquera, pérdida del apetito y silbido de pecho.

Mama. -Bultos, cambio de forma en el seno, hundimiento, engrosamiento o piel de naranja, secreción en el pezón, irritación, crecimiento de venas o costras en el pezón.

Cervicouterino. -Sangrado entre o después de la menstruación, sangrado más largo y abundante, o después de la menopausia, dolor al tener relaciones sexuales, incomodidad al orinar, dolor en piernas y espalda.

Próstata. -Dificultado o dolor para orinar, o vaciar la vejiga, flujo de orina débil o interrumpido, micción frecuente, sangre en la orina o semen, y dolor en cadena o pelvis.

Texto: Georgina Bacelis

Foto: Cortesía

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *