COVID-19, entre el enfrentamiento social y la falta de solidaridad para superarlo

Yoisi Moguel
yoisimoguel@hotmail.com

Es lamentable ver como el coronavirus comienza a ganar terreno en el país, generando miedo, pánico e incertidumbre entre los mexicanos, que intentan enfrentar una nueva realidad con la preocupación de no contagiarse de esta enfermedad que ha llevado a Yucatán y al resto del país a una crisis de salud, económica y social.

En medio de la sana distancia se crea un ambiente de enfrentamiento social, en el que todos acusan a todos de no asumir su responsabilidad y cumplir con las medidas de prevención y protección que nos ayude a superar esta pandemia que ya dejó sin empleo a más de un millón de mexicanos, cerró empresas y, sobre todo, ha costado miles de vidas.

Cada día el circulo se cierra, y con tristeza nos enteramos de que cada vez son más las personas conocidas que no logran superar la lucha contra el coronavirus.

Quizás muchos no han entendido que esto no es cuestión de responsabilizar a un sector o grupo, sino de sumar esfuerzos para buscar entre todos alternativas y estrategias que permitan tener una reactivación de las actividades productiva sin afectar la salud de trabajadores y sus familias.

En la medida en que la nueva realidad se enfrente con solidaridad y compromiso de todos los sectores, el estado avanzará en su recuperación económica y mejorará los riesgos de contagios.

En este nuevo panorama la salud y lo económico deben caminar de la mano, porque son fundamentales para que nuestro estado y país tengan desarrollo y crecimiento.

Por una parte, a diario vemos señalamientos de la falta de estrategias para disminuir las aglomeraciones en los paraderos del transporte público de Mérida, debido en parte por la disminución de unidades por las concesionarias y de la capacidad de gente que pueden llevar.

Esa situación hace que la gente se desespere y busque la manera de subirse a un camión o combi para llegar a su centro de trabajo a la hora establecida de entrar, pues muchos patrones no dan margen de retardo.

Si bien el gobierno tiene la responsabilidad de vigilar y hacer cumplir que se brinde un servicio de transporte de calidad, y actualmente con las medidas de cuidado de la salud, los concesionarios deben implementar las acciones que garanticen a los usuarios seguridad sanitaria.

Para tratar de disminuir el amontonamiento de gente en los paraderos se requiere un acuerdo, modificar los horarios de entrada, hacerlo escalonado por sector, y con ello disminuir la demanda de transporte en ciertos horarios y zonas.

Todos requieren generar ingresos, pero eso no puede estar por encima de la salud de los ciudadanos, por ello es urgente que todos los sectores busquen un punto de equilibrio, que permita a la ciudadanía acostumbrarse a vivir con el coronavirus, de manera responsable, con el apoyo de sus autoridades y de las empresas para las cuales trabajan, pues a nadie le conviene que esta pandemia se alargue, debido a que se entraría a una crisis que tardará años en superar y recuperar todo lo perdido económicamente.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *