Crecimiento postramático 2021

RENÉ EMIR BUENFIL VIERA
psicrenebuenfil@gmail.com

En psicología positiva se dice que después de un acontecimiento traumático (la pandemia, por ejemplo) las personas suelen tener tres reacciones: hay personas que quedan peor de lo que estaban antes y ya no se recuperan del golpe, su vida cambia para mal y de plano este acontecimiento les hunde porque pierden cualidades que tenían, y se transforman en una peor versión de sí mismos(as). Hay personas que se recuperan del trauma al desarrollar su capacidad de resiliencia, que significa salir adelante, se cayeron pero se levantaron, la pasaron mal pero con muchas ganas y esfuerzo vuelven a estar como antes, poco a poco regresan a la normalidad y vuelven a ser quienes eran antes de la tormenta. Y hay personas que no sólo regresan a ser como antes sino que tienen un crecimiento postraumático, la tragedia que vivieron, aunque les derrotó en su momento, pueden regresar a un estado de bienestar e incluso ser una mejor versión de lo que eran antes del caos, siguen dando pasos adelante y se superan a sí mismas, aprenden de sus errores y convierten ese paso atrás en un impulso para catapultarse al éxito, demostrando destrezas que quizá ni se imaginaban tener.

Tenemos muchas esperanzas puestas en este año que comienza, y eso está bien, pero quizá tengamos que esperar lo mismo de nosotros(as) mismos(as), el año lo haces tú, la actitud ante la vida es algo que se trabaja día a día, ok, sí, puede que la estés pasando mal, muy mal, y que muchas personas estén en la misma situación, pero más que esperar que los astros conjuren a nuestro favor o la suerte esté de nuestro lado, podemos aprender a manejar mucho mejor las situaciones, tener una comunicación clara y asertiva con quienes nos rodean, aprender a negociar acuerdos que sean ganar-ganar, tomar decisiones con empatía, responsabilidad y honestidad, en fin, creo que hacerle frente a las complejidades de la vida requiere de todos nuestros talentos, de ser flexibles y adaptarnos a las circunstancias, trabajar con lo que se tiene, aprender a vivir en la incertidumbre y aún así mantener la esperanza en un futuro mejor, confiando en nuestra capacidad de salir adelante con los talentos, recursos y habilidades que tenemos, y las que podemos tener si nos lo proponemos nos llevará a salir del caos, a concentrarnos en las soluciones, y abrir los ojos a las nuevas posibilidades de vida que este nuevo ciclo nos presenta. Sí, quizá tenemos que procesar y digerir experiencias dolorosas, tal vez tenemos mucho que aprender, madurar y reflexionar, y apenas estamos empezando a levantarnos de algunos tropiezos del pasado, incluso puede que no estemos listos(as) todavía para enfrentar algunas situaciones complicadas, pero eso significa que hay que tenernos paciencia, respetar nuestros propios tiempos y ritmos, y dejar de juzgarnos tan duramente, reconocer y aceptar nuestros límites, saber ponerlos a otras personas y cuando sea preciso ser creativos(as) para reinventarnos, volver a empezar si es necesario.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *