Cruz Azul rescata el empate ante Rayados

Golazo que valió el boleto, el abono, el pase de por vida. Avilés Hurtado vio venir la pelota, no muy alta, no muy baja y no lo pensó, lo imaginó en sus sueños y los hizo realidad.

Chilena, el balón conectado en la cabriola fue hacia el césped y botó con violencia la suficiente para vencer a Corona. Como sea, un golazo, pero que no vale la victoria, porque Cruz Azul encontró aire, tras ir abajo 2-0 e igualó a dos tantos de forma dramática para seguir con su repunte hacia la Liguilla y poner aún más en duda el proceso de Diego Alonso.

Hurtado y César Montes pusieron en ventaja a los regios, que parecía definitiva, pero de atrás vino La Máquina sacando vapor.

Primero Milton Caraglio, después Igor Lichnovsky. El Cruz Azul llegó a 19 puntos y, quizá, se sostenga en zona de Liguilla, además de que ya suma cinco juegos sin perder.

Monterrey llega a 23, pero con tres juegos sin ganar. Un juego pasado por lluvia que volvió a evidenciar que la cancha del lujoso BBVA es un muladar.

Los charcos no son dignos de lo que representa el estadio y de la inversión que se hizo. Fuera de eso, el juego demuestra que Cruz Azul ha vuelto. Sí, La Máquina ha regresado a ser ese equipo incómodo, que basa su juego a no dejar jugar y a la rápida inspiración al ataque. Pero al mismo tiempo ha vuelto a ser ese equipo indeciso, desconfiado atrás y con falta de contundencia al frente.

El Cruz Azul ha vuelto, tanto que cuando tiene el juego controlado le viene la tragedia encima. Y cuando se acaban las ideas, queda el pundonor, de eso que está lleno Caixinha y así en base a juego aéreo con Caraglio y Lichnovsky.

Texto y foto: El Universal

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *