Cuando una oficina gubernamental diga qué se debe hacer, eso haré: Roque Méndez

VALLADOLID.- “Antes de iniciar los trabajos de remodelación del edificio donde estaban las instalaciones del colegio Hispano Mexicano, realicé una intensa gestoría que me llevó dos años.

Durante ese tiempo, los trámites que hice fueron numerosos, y así cumplí con todos los protocolos que marca el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH)”, manifestó don Roque Méndez Baeza, quien es un reconocido ingeniero civil.

El entrevistado, quien tiene una carrera profesional de 54 años y ha realizado miles de trámites ante muchas dependencias, remarcó que si algo ha aprendido es que cuando una oficina gubernamental dice qué se debe hacer, eso hará siempre.

Sobre los trabajos realizados abundó que el INAH “me marcó cada uno de los movimientos que tenía que hacer, esto debido al archivo histórico que existe de dicho edificio”.

“El predio se ubica en una de las nueve manzanas, de las primeras que se hicieron, las originales. Hablo de los siglos XVI y XVII. El INAH dice que este predio se construyó a mediados del siglo 17, que sería en 1650”, explicó.

“El Instituto nos indicó a quién debíamos contratar para hacer varias calas del edificio, y ver qué es y qué no es original. Al termino de estos requisitos nos otorgaron los permisos. Cabe citar que si este predio se hizo en 1650, cómo es posible que ahora, después de realizar las calas, nos encontramos con concreto”, señaló.

Explicó que el cemento se patentó en 1824 en Londres, razón por la cual algunos puntos ya no son originales.

“Yo como propietario y constructor no puedo decir me gusta o no me gusta, pues recibí indicaciones muy exactas”, concluyó.

Texto y foto: Edmundo Hernández

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *