Daños colaterales de la prohibición de bolsas de plástico

Con el fin de minimizar el impacto ambiental, se han impulsado iniciativas que prohíben las bolsas de plástico de acarreo, situación que no resolverá el daño ecológico, pero que, según los productores, repercutirán de manera negativa en la industria del plástico, con el cierre de empresas y la pérdida de miles de empleos directos.

Por lo menos en 10 estados de la República, como Durango, Sonora, San Luis Potosí, California, Chihuahua, y la Ciudad de México, entre otros, se ha legislado la prohibición de plásticos, como bolsas de acarreo, popotes y otros productos desechables, para que la ciudadanía opte por artículos biodegradables y de reuso.

Pero, de acuerdo con Raúl Mendoza, director de la Asociación Nacional de la Industria del Plástico (Anipac), la prohibición no es el camino más recomendable, pues prohibir el uso de las bolsas de plástico no resuelve el problema. Al contrario, afectará la economía de miles de familias que se dedican a la producción, venta y distribución de éstas.

SOLUCIÓN INTEGRAL

“Nosotros, como Asociación Nacional de Industria del Plástico, reconocemos que existe una problemática, pero creemos que esta prohibición no llega a ningún lado, creemos que debe ser una corresponsabilidad del trabajo respecto a estas iniciativas. Es decir, tiene que haber un involucramiento por parte del gobierno, de la sociedad y de la industria”, explicó Raúl Mendoza.

Aclaró que la solución debe ser integral, pues en esta problemática tienen que ver muchos factores, como el mal manejo de los residuos y la falta de una educación ambiental.

“Cuando alguien va en el transporte público y saca su mano por la ventanilla y tira basura, del material que sea, de quién es la responsabilidad ¿de quien arrojó ese producto al medio ambiente o del gobierno que no gestionó adecuadamente ese residuo o de la industria? Creo que debe haber una corresponsabilidad de las tres partes para poder llegar a acuerdos, a consensos”, destacó el director de la Asociación Nacional de la Industria del Plástico.

Añadió que los integrantes de la Anipac creen en la regulación, que los materiales tengan un contenido de reciclado, que sean reusables, reutilizables y compostables, como lo establece el Compromiso Global por la Nueva Economía de los Plásticos, que surgió en octubre de 2018, en la Conferencia Nuestro Océano que tuvo lugar en Bali, Indonesia.

“Y nosotros le agregaríamos dos erres más a esta economía circular que nosotros estamos impulsando desde la industria del plástico, y es Repensar como industria estos nuevos modelos de negocio y el Rediseñar. Creo que es una parte muy importante para poder tener el mínimo impacto posible en el medio ambiente, y efectivamente, creo que nosotros como industria creemos que el plástico tiene muchas bondades.

“Son ligeros, tienen la mitad de densidad que el vidrio, una densidad similar a la del papel, y por ser muy resistentes pueden ser fabricados con espesores mínimos en comparación con otros materiales. Para su fabricación se consumen menos recursos y son mucho más eficientes en su transporte”, dijo.

La producción de bolsas de plástico equivale al 23% del valor de la producción de plásticos en nuestro país, que es de 70 mil 564 millones de pesos. En los tiraderos a cielo abierto, las bolsas representan el 2% de los residuos plásticos, que a su vez son 12% de los desechos vertidos.

DESINFORMACIÓN

Mendoza agregó que se cree que el plástico es el gran enemigo del medio ambiente, pero su prohibición podría ocasionar efectos medioambientales devastadores, porque para fabricar productos que cumplan con las mismas funcionalidades, de cantidad, de material, de energía consumida, de CO2 emitido, el daño se duplicaría.

“Las afectaciones que tenemos como industria se dan por toda la desinformación, por todas estas iniciativas que muchas veces no están analizadas desde el punto de vista social, medio ambiental y económico. Ya hemos tenido cierre de empresas por esta situación y por supuesto pérdida de empleos.

“Podríamos tener hasta una afectación de 50 mil empleos directos; ya hay empresas que trabajan a un 50, un 40, un 30%, y la industria del plástico genera hasta un millón de empleos directos e indirectos”, subrayó.

En la argumentación de la “Iniciativa que Reforman y Adicionan Diversas Disposiciones de la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Medio Ambiente y de la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de Residuos”, se destaca que “La producción de plásticos ha crecido exponencialmente en los últimos 50 años. Ejemplo de ello es que en 2016 la producción total de plástico alcanzó los 335 millones de toneladas, a los que se suman las fibras sintéticas que se usan en la ropa, cuerdas u otros productos que de forma conjunta representaron 61 millones de toneladas en ese año”.

En esa misma iniciativa se estima que “en 2020 se superarán los 500 millones de toneladas anuales, lo que supondría un 900% de crecimiento comparado con los niveles de 1980”.

Texto: El Universal

Foto: Internet

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *