De reversa, mami, de reversa

Por Gabriel Ortiz

Mientras unos llegan otros se van. Hablo del futbolista nacional y su paso por el viejo continente. Es normal, las carreras de los jugadores tarde o temprano terminan por llegar a su fin, y sin embargo, el asunto es de que manera lo hacen.

Anteriormente señalaba que llegar a un club europeo es solo el inicio de un verdadero reto, de un desafío para el que parece que el jugador mexicano no esta preparado aún.

No se puede negar que son jugadores con talento quienes han logrado destacarse en el entorno nacional y que incluso lo demuestran en nivel selección portando la verde; y sin embargo, teniendo edad para seguir pisando las grandes canchas europeas, son repatriados por la liga mexicana y la MLS para ocupar un rol de figuras venidas a menos.

Los antecede un desempeño mediocre y minutos en la banca de los equipos que en algún momento se fijaron en ellos. ¿Qué ocurre? Es la pregunta que todos deseamos responder y la verdad, la respuesta no es única ni sencilla.

Solo podemos inferir desde lejos, las condiciones verdaderas a las que se enfrentan, como la discriminación, la barrera del idioma, la competencia interna, los medios de comunicación, etc.

Pero también debemos considerar que en un deporte espectáculo como el fútbol, el verdadero talento y un carácter fuerte, son carne fresca para los promotores y marcas que buscan lucrar con su imagen. Miguel Layun, Marco Fabián y antes los flamantes Dos Santos, Carlos Vela, etc… Ya estan de regreso, no pasó nada con ellos, les han metido la reversa y al fútbol mexicano con ellos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *