Deja un legado musical en el mundo

Yucatán es cuna de compositores y trovadores y uno de sus exponentes es Santiago Manzanero, papá de Armando, autor de Flor de azahar, canción obligada en las serenatas yucatecas

En el seno de la familia formada por Felipe Manzanero Santana y Ana María Manzanero Flores, nació en el año de 1904 en la población de Seyé, Yucatán, Santiago Manzanero. Debido al divorcio de sus padres, ocurrido en 1906, él y su hermana pasaron a vivir al lado de sus tíos con quienes transcurrió toda su niñez, escribió en sus redes sociales Luis Fortanell Manzanero, esto a manera de homenaje a su abuelo materno.

La precaria situación económica obligó al pequeño Santiago a buscar empleo para ayudar al sostenimiento del hogar. Contaba ya con 15 años de edad cuando aprendió a tocar la guitarra, que llegó a dominar a la perfección y siendo dueño de una buena voz no es de extrañar que el destino le marcara una ruta muy bien definida hacia la Trova Yucateca.

Y mientras llegaba el momento de buscar el éxito en la música, en 1922, siendo un joven de 19 años, comenzó a trabajar en “La Industrial”, cordeleria que por motivos políticos, cerró sus puertas en 1923, durante los años agitados del mandato de Felipe Carrillo Puerto en Yucatán, ya que su hermano Benjamín era el administrador de esta empresa.

Posteriormente, al trabajar con Cabalán Macari en la Cordelería San Juan, éste le invitó a cantar en una fiesta que ofreció en su residencia, donde de cierto modo se propició un encuentro con los famosos trovadores Pepe Sosa y Ricardo Palmerín lo que terminó de reafirmar su vocación artística.

A Santiago se le conoce por su bolero “Flor de azahar” con letra de Manuel Montes de Oca Espejo la cual compuso en la década de los 40, además de ser el padre del maestro Armando Manzanero Canché, pero tras de si, hay una gran historia que incluye giras por varios estados de la República Mexicana acompañado de Ramón Peraza, con quien formó su primer dueto aunque antes, hubo la propuesta de hacer uno con Pepe Sosa, lo que no se logró por diversas razones.

Fue en 1928 cuando el dueto ganase encontraba trabajando en Arizona y en Los Ángeles, California. En esta última ciudad, realizaron presentaciones en el Teatro México de la calle “Main” y fue tal el éxito que alcanzaron, que la compañía Okey los contrató para grabar tres discos, pasando luego a formar parte de los artistas exclusivos de la compañía discográfica Columbia, la misma que en esa época había contratado al inmortal Guty Cárdenas.

Regresó a México en el verano de 1929 acompañado del trovador tapatío Jesús Monroy. En Ensenada, Baja California, firmaron un contrato con una cadena de cines que abarcaba desde Nogales, Sonora, hasta Mazatlán Sinaloa. A fines de ese mismo año regresó a la ciudad de México, en donde coincidió con Ricardo Palmerín, Manuel “El Gordo” Barrera y Manuel López Barbeito, que habían ido a grabar discos a la capital del país. Ahí permaneció una breve temporada antes de retornar a Mérida el 10 de enero de 1930.

En 1932, obtuvo el primer lugar del Concurso de Trovadores que se realizó en el Teatro “José Peón Contreras” en esa ocasión hizo dueto con Humberto “El Chato” Escalante Alonzo. Dos años después, se casó con Juanita Canché Baqueiro, primorosa bailadora de jarana originaria de Ticul, Yucatán a la que conoció cuando ambos habían sido contratados para amenizar una fiesta en la Hacienda Santa María Chi, la cual era propiedad de José Cámara Chan. Ambos tuvieron la oportunidad de tener actuación simultánea para Felipe Carrillo Puerto y Alma Reed “La Peregrina”. La ceremonia religiosa fue celebrada en la Iglesia de Lourdes de la ciudad de Mérida, Yucatán.

Del fruto de esta unión nacieron tres hijos: Armando, Enna y Ana María. Fue Armando Manzanero el que siguió los pasos de su padre aun en contra de la voluntad de Santiago, y así llegó a posicionarse como uno de los compositores yucatecos más cotizados de todos los tiempos.

La historia musical de los Manzanero, continúa con Juan Pablo, hijo de Armando quien se ha hecho acreedor a diversos reconocimientos como autor, cantante y arreglista.

Texto: Manuel Pool Moguel

Fotos: Cortesía

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *