Democracia en riesgo

Analista político destaca que las elecciones del 2021 son las más grandes de México, ya que en ellas se definirá si existe una nación con división de poderes o con el control en manos de una persona

Las elecciones del 6 de junio son de las más grandes de la historia moderna de México, por la considerable cantidad de potenciales votantes del padrón electoral y por el número de cargos públicos que está en juego, pero lo más importante es que en este proceso se decidirá el futuro del país: si retrocedemos a los tiempos en los que no había democracia, ni división de poderes o no, advirtió Ariel Córdova Wilson, asesor político mexicano.

“No solamente decidimos el futuro mediato e inmediato del país, sino también lo que va ser en los próximos 15 o 20 años (…), decidimos si seguimos en una dinámica de un presidencialismo extremo que aspira a tener el control total y el poder total en el país o si votamos por contrapresos institucionales y constitucionales que puedan hacer un balance del ejercicio del poder en turno”, afirmó el experto.

Lo anterior se da en el momento en que varios candidatos y el presidente Andrés Manuel López Obrador están en abierta confrontación contra el Instituto Nacional Electoral (INE), además, con un contrapreso partidista debilitado a causa de conflictos internos y desgaste político, lo cual se ve representado en el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el resto de los institutos políticos pequeños que emanaron de él, comentó.

Cabe mencionar que, a nivel nacional, el caso de Félix Salgado Macedonio, a quien se le retiró la candidatura de Morena para ser gobernador de Guerrero, es el acontecimiento que más ha sonado en los medios de comunicación, primero, al ser etiquetado como presunto abusador sexual por el Colectivo Nacional Feminista en febrero pasado; después, por la cancelación de su candidatura por no presentar su informe de gastos previos a la campaña y, finalmente, por perderla ayer de forma definitiva tras la resolución del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Por otro lado, sobre las contiendas locales, Ariel Córdova afirmó que dos partidos están peleando un segundo lugar, más que la “Joya de la corona”, que es la alcaldía de Mérida, debido a que tanto el PRI como Morena tienen conflictos internos que debilitan la fuerza política con la que podrían hacer frente a un candidato como Renán Barrera Concha, del PAN, que va por su tercera gestión.

Asimismo, dijo que en el Morena de Mérida ve a un partido resquebrajado, con miembros que fueron desplazados por las imposiciones del Comité Ejecutivo Nacional, que provocaron que varios militantes actúen de brazos caídos, sin hacer nada para ayudar a la candidata Verónica Camino Farjat a llegar a la alcaldía, quien, aseguró el especialista, es apoyada por gente del exgobernador Rolando Zapata Bello.

En cuanto al PRI sentenció que, además de ser una marca desgastada, “este partido se dividió en diferentes PRI’s más pequeños, como el de Emilio Gamboa, que está apoyando a su hijo, Emilio Gamboa Junior; el de Rolando Zapata, que apoya a Verónica Camino Farjat; el de Ivonne Ortega y Víctor Cervera, que están ayudando a Movimiento Ciudadano y, por último, el poco PRI que quedó a cargo de Francisco Torres Rivas y que igual se dividió por el conflicto entre él y Jorge Carlos Ramírez Marín”.

Sobre este último, comentó que es evidente el intento del candidato por desligarse lo más posible de la marca PRI durante su campaña, y que esta podría ser la razón para aceptar también ser el contendiente del Partido de la Revolución Democrática (PRD). En el caso de Ramírez Marín, el experto ve a “un candidato sin partido”, más enfocado en la sociedad civil que en la estructura partidista.

Por último, sobre Renán Barrera Concha, candidato del Partido de Acción Nacional (PAN), el analista político mencionó que su fuerza radica en el hecho de que aparece como un personaje con conocimiento de la administración pública de Mérida, además de tener un alto posicionamiento ante una sociedad yucateca a la que le gusta elegir por lo seguro, lo cual le da ventaja frente a sus opositores.

Durante su análisis, Córdova Wilson señaló que una de las razones por las que en esta ocasión no hubo tantas coaliciones es que tres partidos políticos son nuevos y por ley necesitan comprobar que cubren al menos el 3% de los electores en los comicios del 6 de junio, por ello todavía no pueden ir en conjunto con otros institutos más grandes.

Finalmente, manifestó que aún faltan cerca de 40 días de campaña, por lo que hay tiempo suficiente para darle la vuelta al panorama político actual del municipio, lo cual dependerá exclusivamente de las estrategias que los candidatos utilicen.

Texto: Diego Cervantes

Fotos: Cortesía

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *