Denuncian agresión policiaca y encubrimiento por parte de alcaldesa

El señor Carlos Cuá Sulú afirma haber sido víctima de agresiones y amenazas por parte de elementos de la policía municipal; señala que no es el único caso

A través de sus redes sociales, el señor Carlos Cuá Sulú denunció que en días pasado policías municipales de Chicxulub Pueblo lo levantaron y torturaron, dejándole el rostro desfigurado y varias lesiones en el cuerpo.

El afectado relató que el pasado 11 de noviembre iba rumbo a su trabajo, cuando se percató de que había un cable de alta tensión en el piso, por lo que avisó a los agentes de esa corporación policiaca para que lo ayudaran a retirarlo y evitar accidentes; sin embargo, según el afectado, se burlaron de él y le contestaron que no eran electricistas.

Acto siguiente los agentes se bajaron de la unidad, lo rodearon y le pidieron que descendiera de su vehículo y les enseñara sus documentos.

“Al bajarme los policías municipales me agredieron, me subieron a la patrulla y ya en ella me golpearon. Me llevaron al monte y me siguieron golpeando. Me colgaron en un árbol y comenzaron a golpear por todo el cuerpo, además de que al mismo tiempo me amenazaban con que me iba a cargar la chingada, me humillaron y me asfixiaron con una bolsa, y hasta agua en la nariz me echaron. Y como si no fuera suficiente para ellos, me bajaron los pantalones y me dieron choques eléctricos en los genitales”, contó Cuá Sulú en su publicación.

Asimismo resaltó que estuvo detenido desde el 11 de noviembre en la mañana y fue hasta el día 13 que logró salir, ya que no podían retenerlo por más tiempo, pues no estaba acusado de algún delito.

El afectado comentó que desde ese día ha sido víctima de amenazas por parte de estos elementos, por lo que teme por su vida y la de su familia; sin embargo, señala que ya está harto de las arbitrariedades por parte de esta corporación policiaca municipal y su abuso de poder.

El quejoso dio a conocer  que la mayoría de los policías no son de esa población, por lo que constantemente agreden a los ciudadanos, en especial a ebrios y a conductores de vehículos, a los que tratan de extorsionar.

“Se paran afuera de las cantinas e interceptan a las personas en estado de ebriedad para extorsionarlas, a los que se niegan los golpean o se los llevan presos, con la excusa de que perturban la paz pública”, aseveró.

Cuá Sulú dijo que, así como su caso, ha habido otros de personas que los han torturado, maltratado e incluso quitado la vida.

Además, indicó que la alcaldesa de ese municipio, Guadalupe Canto Ale, está al tanto de lo que hacen los elementos de seguridad, pero se hace “de la vista gorda” mientras que los ciudadanos permanecen con temor e incertidumbre.

Por ello afirmó que la actitud de la primera edil ha generado indignación en los habitantes, pues a pesar de que se han denunciado estos casos, la presidenta municipal ha hechos caso omiso, solapando a estos agentes.

“Ellos están para protegernos, no para violentarnos; con sus métodos, lo único que demuestran es que no están capacitados para ese trabajo”, expresó.

Por último, dijo que a pesar de las intimidaciones que ha sufrido, no se quedará callado, por lo que seguirá pidiendo justicia, para que se castigue a estos policías que lo agredieron, y que estos actos no se queden impunes.

Texto y fotos: Georgina Bacelis

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *