Descartan uso de las mascarillas con válvulas

Tras la recomendación de la OMS, la Clínica de Mérida anuncia que limitará la entrada de pacientes con este tipo de cubrebocas, ya que no es efectivo

Luego de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) descartara el cubrebocas de válvula como funcional, debido a que con este tipo de mascarillas podría exhalar aire no lo suficientemente filtrado, el hospital particular Clínica de Mérida anunció a través de sus redes sociales que limitarán la entrada a sus instalaciones a las personas que lleguen con estos dispositivos.

Según la organización, se ha demostrado que los cubrebocas con válvula no reducen el riesgo de transmisión de SARS-COV2, por el contrario, representan un medio de dispersión para el virus.

Aunque el portador de la mascarilla se encuentra protegido, cuando éste exhala las partículas que emite son liberadas a través de la válvula, eliminando de esta forma una importante función del cubrebocas: la retención de fluidos y partículas respiratorias del portador. 

Entonces si quien lo usa es un portador asintomático o pre-sintomático, el virus será diseminado en su entorno, elevando el riesgo de contagio con otras personas.

Por lo anterior y para preservar la salud de todos, la clínica indicó que dentro de las instalaciones no se permitirá el uso del mismo, por lo que a los pacientes que lleguen con cubrebocas de este tipo se les estará entregando uno desechable sin válvula para usar dentro de las instalaciones.

Por otro lado, la OMS sigue recomendando a todo el personal sanitario el uso de mascarillas médicas (las habituales en quirófanos, por ejemplo) en zonas con menor riesgo de contagio aéreo (por aerosoles) y las de mayor protección (N95, FFP2, FFP3) en zonas de mayor riesgo, por ejemplo, áreas de atención a pacientes con COVID-19.

Para el público general, en zonas de transmisión comunitaria de esta enfermedad, recomienda el uso de mascarillas no médicas (por ejemplo, las de tela) en zonas interiores tales como tiendas, oficinas o escuelas, si no se puede garantizar una distancia física de al menos un metro entre los presentes. 

Las mascarillas médicas son principalmente recomendadas para grupos de riesgo tales como ancianos y personas con enfermedades pulmonares crónicas, cáncer, diabetes o problemas cardiovasculares, en contextos donde no puede garantizarse la sana distancia. 

También se recomienda el uso de mascarillas médicas en cuidadores y otras personas que comparten espacio con pacientes de COVID-19. 

Texto y foto: Georgina Bacelis

Foto: Agencia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *