Descubiertos

Armando Escalante
Periodista y analista político

Igual que ocurrió con las casas de Manuel Bartlett, con las medicinas de Zoé Robledo y antes con las propiedades de Irma Sandoval, tres colaboradores cercanos al presidente, de nuevo le toca a López Obrador volver a quedar en medio de los reflectores, sentado en el banquillo de los acusados. Resulta que su prima hermana de nombre Felipa, es la cara que aparece en la asignación de millonarios contratos que fueron revelados en el medio de comunicación Latinus.

El peje ha tenido siempre una historia de vida ligada a Pemex, empresa con la que tiene una especial fijación desde todos los aspectos. Desde que quemaba pozos allá en su tierra hasta los plantones y cierres de plantas, ligadas siempre a protestas, paros y plantones. A nadie le consta pero sus detractores afirman que lo hacía porque de esa paraestatal salían siempre millonarias sumas para solucionar los conflictos.

En esa empresa quedó como director un personaje de todas las confianzas de López, Octavio Romero Oropeza, quien tiene más de 8 o 10 parientes ligados a la petrolera, en altos puestos, aunque la mayoría con más antigüedad que este nuevo funcionario.

Hace apenas unas semanas, el periodista yucateco Carlos Loret de Mola asestó fuerte golpe al gobierno de AMLO cuando exhibió las grabaciones que le hicieron a Pío López, hermano del peje, recibiendo bolsas de dinero de David León, un funcionario que entonces era el operador del gobernador de Chiapas con licencia, Manuel Velasco, para sus asuntos turbios. Luego este sujeto León entró al gabinete presidencial en Protección Civil para después ingresar a un organismo nuevo que distribuiría medicinas cuando apareció en vídeo su negro pasado.

El peje ofreció investigar pero lo único que sabemos es que el asunto quedó en carpetazo. Antes tampoco pasó nada con Bartlett, cuando su hijo fue exhibido vendiendo a sobreprecio equipos respiradores. Igual suerte corrió Irma Sandoval y su esposo John Ackerman, que poseen varias propiedades cuyo valor asciende a más de lo que ellos podrían pagar de su sueldo. Nunca pasa nada en los casos de corrupción que se asocian con funcionarios del peje.

Todo acaba cuando él aparece en su arenga diaria, anunciando que se investigará. Al poco tiempo lo confirmamos. Será igual esta vez, no tiene por qué cambiar. El peje es juez y parte y jamás nadie se atrevería a contrariarlo.

Por cierto, ha quedado en claro que Manuel López descalifica siempre a los medios de comunicación, ofende a los periodistas y ataca a los dueños, para poder blindarse y hacerle creer a la sociedad que la prensa miente y que lo atacan porque “ahora no tienen privilegios”.

El xix.- Tienen todo para ganar pero sus limitaciones personales, así como sus ajustes de cuentas pendientes, pueden hacerlos perder. Ya han enderezado demasiado daño en redes sociales y medios de comunicación, engañando a sus seguidores con que buscan tal o cual puesto, y ahora resulta que siempre no irán a ninguna contienda. De seguir jugando a las vencidas, algunas personas de filiación panista podrían regar la sopa. Se les olvida que del plato a la boca se cae… una elección.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *