Diabetes, alimentación y agotamiento

RENÉ EMIR BUENFIL VIERA
psicrenebuenfil@gmail.com

Las personas que viven con diabetes vienen a psicoterapia con mayor frecuencia cuando enfrentan dos grandes desafíos del autocuidado: el primero es el cambio de hábitos alimenticios, porque existe el mito de que una persona con diabetes no puede comer azúcar, y los familiares piensan que está prohibida y deben evitar que coma cualquier alimento con esta sustancia.

Pero en realidad el plan de alimentación de una persona con diabetes es el que todas las personas deberíamos tener: se puede comer de todo incluyendo los diferentes grupos de alimentos de manera balanceada, midiendo las porciones y haciendo un conteo de carbohidratos.

Esto se vuelve más urgente cuando se padece diabetes tipo 1 y se tiene que inyectar insulina, y cuando tiene diabetes gestacional y debe tener todos los cuidados del embarazo.

Algunas personas en terapia me comentan que comen dulces cuando se pelean con algún familiar, o se sienten tristes, o hasta para llevarle la contraria, porque están siendo muy estrictos, vigilando y regañando como “policías de la diabetes”; esconden los empaques vacíos de pastelillos o galletas debajo de la cama o en algún cajón, incluso se roban una tortilla de más para comerla rápido cuando no le ven.

La comida se vuelve un asunto de estira y afloja, un motivo de conflicto constante, y en otros casos ha llegado a algún tipo de trastorno alimenticio, aquí influye la imagen corporal y el peso deseado, incluso si tienen depresión uno de los síntomas es la falta o exceso de apetito.

El segundo gran desafío es el agotamiento (burn out) por autocuidado, es decir, son personas que ya cuidaron su diabetes tanto tiempo, y no obtienen los resultados deseados, que quieren tirar la toalla y darse por vencidos, es decir, ya dejar de cuidarse.

Hay personas con diabetes que dejan de tomar sus medicamentos y abandonan el plan de alimentación, y ya no hacen ejercicio por mucho tiempo, esto es un mal manejo de la diabetes que puede provocar algún tipo de complicación, producto de las hiperglucemias constantes.

Se puede salir del agotamiento y retomar los 7 comportamientos del autocuidado y volver a motivarse para alcanzar las metas de tiempo en rango, es ahí donde la psicología juega un papel importante porque esa desmotivación, desganas y desilusión tiene un origen emocional; hay que destrabar algunas emociones, reconocerlas y fluir con ellas para aceptarlas y poder salir adelante después de una mala racha, el burn out. Este desgaste puede tener varios motivos, incluso que no tengan que ver con la diabetes, lo importante es volver a hacer equipo con los(as) profesionales de la salud para una adherencia al tratamiento.

La buena noticia es que las competencias de la inteligencia emocional se pueden aprender cuando buscamos evidencia científica que nos de esperanza, de cómo le hacen quienes tienen éxito en su autocuidado a largo plazo y mantienen una calidad de vida y bienestar con una actitud positiva, empoderados e incluso ayudando a otras personas.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *