Doña Socorrito, la icónica vendedora de periódicos

La también conocida como la señora de las palomas, ahora descansa muy cerca de estas aves en el Centro Histórico de Campeche.

A sus 85 años, te mira con sus ojos casi ciegos como si te estuviera leyendo, te sonríe y muestra una sonrisa con una dentadura casi completa aunque con los dientes desgastados de tanto masticar por años las penas que trae consigo la pobreza; doña Socorrito, yucateca de nacimiento y vendedora de periódicos desde los 10 años de edad, es uno de los personajes más conocidos de Campeche.

Inició su labor en Mérida y ya adulta llegó a Campeche, aquí pasó décadas vendiendo periódicos en su puesto en el Centro Histórico, desde donde recuerda haber visto pasar a 8 gobernadores en funciones.

Elocuentemente relata sus andares por la vida, de pronto su expresión cambia, el enojo la invade y su dedo índice, retorcido por la artritis, señala al infinito, al tiempo que dicta. -El ambulantaje es el complemento del recinto colonial -y agrega- fue lo que le dije a Jorge Salomón Azar, entonces gobernador del Estado en 1993 durante la cuarta audiencia a la que fui citada y hasta ahora nadie me lo ha podido rebatir-.

Yo no estudié, dijo, pero todos los días leo el periódico y me entero de lo que pasa en el país.

De pronto regresa a su memoria su eterno pleito por permanecer en los portales donde vende sus periódicos, suelta una carcajada y recuerda -los políticos solo tienen ojos para el dinero, sus mujeres y algunos para el alcohol, pero ninguno para ver lo que pasa con la gente pobre, así se los he dicho a los que me han querido quitar de aquí-.

-En la primaria enseñaban que los mayas venían a esta plaza a intercambiar sus mercancías, incluso después de que llegaron los españoles, aquí se daba el comercio, justo en esta Plaza de la Independencia, además todo el comercio de Campeche empezó con el ambulantaje, todos estos comerciantes que hoy tienen sus negocios fueron ambulantes antes, por eso es que no puede haber recinto colonial sin ambulantes -señala mientras vende un diario.

Esta entrevista fue realizada hace tres años a la también conocida como la señora de las palomas, pues ella les daba de comer lo poco que tenía. El pasado domingo falleció a los 88 años de edad en el Asilo de Ancianos; sus cenizas serán depositadas en la Catedral de Campeche, pues su deseo era estar por siempre cerca de sus palomas.

Texto y foto: Agencias

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *