Dorado problemático

Por Santiago Pell

Todos los fanáticos y especialmente los del Real Madrid están ansiosos por conocer el número que portará su nuevo fichaje estrella, Eden Hazard. Reconozco la importancia del número que lleve en la espalda un jugador, ya que forma parte de su estilo de juego, es una de las maneras en que el futbolista se representa a sí mismo ante su propio equipo y con su audiencia, no obstante, en mi opinión, el proceso de decisión de esta situación nunca debe de llegar a un grado en que afecte a la relación entre directivos y jugadores.

De igual manera, se comenta mucho sobre la posible problemática que habría al querer darle al jugador belga el dorsal #10, el cual hoy en día sigue perteneciéndole a Luka Modric. Recordemos la diferencia de posición de ambos jugadores, el proveniente del Chelsea juega de extremo izquierdo, el actual Balón de Oro es mediocampista; en época de antaño podríamos asegurar que al ser delantero, Hazard debería sin duda llevar el número 10, sin embargo, hoy en día lamentablemente los dorsales de los jugadores no tienen completa relación con la posición en que se desarrollan, por lo que jugadores como el croata pueden llevarlo sin estar en la delantera.

Sea cual sea la situación que vaya a sucederle al español dentro del club blanco; pero algo que deben de entender los jugadores y también los fans es que por algo el número va atrás, es un extra, en el frente de la camiseta y pegada al pecho va el escudo del equipo, es por el que el jugador lucha, al que debe de defender hasta no poder más. El fanático debe de enfocarse en que el futbolista al que idolatra ame el escudo del club y no al símbolo que lleva bajo la nuca.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *