Ecocidio

Parte importante de la incredulidad presente en la ciudadanía acerca de cualquier cosa proveniente de las instituciones gubernamentales tiene que ver con la falta de tacto y la congruencia de los políticos que las conforman. Es muy común escuchar frases como la de "vino a pedir el voto y cuando ganó, se olvidó de nosotros" o la común de "no hace nada excepto llenarse los bolsillos con nuestro dinero". Si bien, no todos los políticos son transas ni corruptos, el que uno lo sea impacta en la creencia y la generalización de que "todos" lo son y se siente terrible pues mientras los vemos perder la noción de la realidad económica gracias a todas las prebendas que reciben, la mayoría de nosotros nos enfrentamos día a día al nervio de llegar al supermercado y sacar hasta los centavos para ver si alcanza para todo lo que necesitamos.

Regresando al punto de la incredulidad y la falta de congruencia, hace unos días se presentó en Cancún un "ecocidio" al talar 90% del manglar de Tajamar y aunque la economía es parte angular de cualquier desarrollo estatal, este tipo de acciones en las que se pasa por encima de todo sentido común es lamentable. ¿Como se puede decir que se trabaja para la mejora de un pueblo si se daña el medioambiente de esta forma? La incredulidad aparece cuando las mismas autoridades participan en un acto en contra del bienestar (es más importante el medioambiente que la economía… al menos para cualquiera con dos dedos de frente) incongruencia sin embargo, la veo en el partido verde ecologista pues el hecho de ponerse "partido verde ecologista" es una declaración de facto y no obstante pasaron de largo ante lo que deberían estar defendiendo con uñas y dientes. ¿Me extraña? No y eso es lo triste, la democracia supeditada a la partidocracia pues no se elige al que quiere el pueblo sino al que ponen los partidos para que el pueblo elija, por consiguiente los que eligen son los partidos políticos y en este sistema que se auto perpetua, las siglas son solo siglas y no ideología pues veremos brincos de un partido al otro, alianzas entre unos y otros y todos cobrando de manera individual su participación federal por "darle voz a las diferentes posturas de la ciudadanía".

Esto que escribo no es un acto de agresión contra el PVEM (aunque así lo tomen algunos) sino una petición de que hagan cumplir a cabalidad lo que dicen sus siglas y se conviertan en defensores de la ecología del país a pesar de que sea "políticamente incorrecto" pues es más importante desde el ángulo que quieran verlo, la sustentabilidad y el respeto al medioambiente, que cualquier puesto político.

Me da coraje ver como los partidos políticos que deberían ser puentes entre el gobierno y ciudadanía y que son los que deberían recabar el sentir y la necesidad para poder conformar plataformas razonadas, planeadas y útiles para el bienestar común, se convierten en paleros de la maquinaria de un sistema político al que le urge reinventarse para que la ciudadanía pueda construir confianza y trabajar junto con aquellos que salen de sus filas para supuestamente servirnos.

Y estimados congresistas, gobernantes, funcionarios y servidores, quien está al frente o dentro de una administración pública sirve al ciudadano sin filias, colores o fobias. Se trabaja para todos sin dividirlos en amigos por la razón que sea o enemigos por la razón que sea, sirve sin tener intereses comerciales de por medio, sirve para mejorar el entorno y no acabarlo.

Y en el caso del lamentable acto perpetrado en Cancún en perjuicio de todas las siguientes generaciones a partir de este momento, con el dolor que me provoca ver que en lo último que pensaron fue en el ciudadano y que dejaron el sentido común de un lado… espero que sus hijos o sus nietos les reclamen el haber sido tan inconscientes y tan faltos de amor por México.

Tags:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *