Editorial

La asociación civil Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad dio a conocer una investigación  en la que vincula a Manuel Bartlett Álvarez, hijo del director de la Comisión Federal de Electricidad, Manuel Bartlett Díaz, con actos de corrupción relacionados con la compra a sobreprecio de ventiladores respiratorios para combatir el coronavirus.

Lo interesante es que en lugar de negar dicha acusación, el señalado aceptó que es proveedor del Gobierno Federal, a pesar de ser hijo de un funcionario de esa misma administración, y se trató de defender afirmando que en la Ciudad de México, la alcaldesa Claudia Sheinbaum compró esos mismos aparatos a un precio incluso mucho mayor a los vendidos por su compañía.

Esta es la segunda vez en la administración de Andrés Manuel López Obrador, que Manuel Bartlett y su familia son señalados por actos deshonestos. En la primera ocasión, la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, lo encontró sin culpa, por lo que será interesante ver cuál será la reacción del gobierno de la 4T en este nuevo escándalo en el que está envuelto el expriista.

Otra vez el Gobierno Federal tiene la posibilidad de demostrar a los mexicanos que él sí combatirá la impunidad y que actos de este tipo, en caso de demostrarse que son ciertos, serán castigados de manera ejemplar. Y en el caso de Manuel Bartlett, el director de la CFE, si esto es cierto como así parece ser, debe presentar su renuncia. No hay de otra.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *