Editorial

Insensatez, esa es la palabra que mejor califica la propuesta del líder del Sindicato de Trabajadores del Gobierno del Estado, Jervis García Vázquez, de pedir un aumento en el sueldo de los burócratas de un 10%, y quien además espera que el incremento no baje de un 7.5% que fue lo que recibieron el año pasado.

Parece que el dirigente de ese gremio no medita con claridad la situación.

En medio de una crisis económica en la que miles de yucatecos se están quedando sin empleo y el presupuesto del Gobierno del Estado resulta insuficiente para proteger todas las fuentes laborales y las empresas que generan la riqueza, no se puede comportar de manera egoísta y hacer como que no pasa nada, atreviéndose a pedir un incremento de esta naturaleza.

Sabemos que ese es un trabajo y que el sindicato prácticamente vive de estas negociaciones anuales con la autoridad estatal, pero no se debe ser ajeno a lo que está ocurriendo a tu alrededor.

Hay que ser solidario y esto es momento de apretarse el cinturón, sobre todo cuando los trabajadores del Estado no tuvieron ningún recorte a su salario y que en la mayoría de los casos están haciendo home office sin ningún problema de pago.

Por favor, don Jervis, un poco de prudencia y de empatía, estos no son tiempos. Ven la tempestad y no se hincan.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *