Editorial

Como ha pasado en todo el 2020, el coronavirus volverá a trastornar una de nuestras celebraciones tradicionales. Cómo ocurrió anteriormente con el Día del Niño y la Semana Santa, los ciudadanos tendrán que ingeniárselas de muchas maneras para poder celebrar a las mamás y que no pase desapercibido por esta pandemia.

Es cierto que una eventual celebración a distancia puede sonar descafeinada sin la cercanía familiar que tanto caracteriza al pueblo mexicano, pero también es verdad que no hay nada mejor que demostrar nuestro afecto y amor protegiendo a las personas que más queremos.

Sin duda, en estos momentos el mejor regalo del 10 de mayo que podemos hacerle a nuestras madres, es que mantengan la salud. Ya habrá tiempo para las flores, las salidas a restaurantes y todas esas cosas que tanto nos gusta hacer en estas fechas, pero que por desgracia no podrán ser.

Pero esto no quiere decir que debamos olvidarnos de esta celebración y hacer como que nunca pasó. Siempre es buen momento para recordarle a nuestras madres lo mucho que las queremos. Por eso no olvide hablarle por teléfono para darle las gracias por todas las cosas que hizo y sigue haciendo por nosotros; por sus cuidados, sus regaños, consejos, pero sobre todo, porque siempre ha estado allí para nosotros. El coronavirus podrá mantenernos alejados, pero no podrá romper nuestros lazos familiares, porque esos son indestructibles.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *