Editorial

Hoy es el día en el cual el Congreso del Estado por fin votará el préstamo de mil 728 millones de pesos que pide el Poder Ejecutivo para poder reactivar la economía yucateca mediante obra pública, la cual a su vez haría lo propio con varias cadenas productivas al generar una derrama inmediata.

Esta es la aplicación que el Ejecutivo le ha dado al Poder Legislativo, y hoy se sabrá a ciencia cierta si ha convencido a los diputados. Hasta hace unos días esto no había sido suficiente, pero más que nada por temas políticos que por hechos financieros.

Y ese es el principal problema, que en caso de que esta medida no se apruebe, será por los razonamientos incorrectos, ya que hasta el momento no hemos escuchado decir a ningún diputados esbozar algún argumento económico, o del por qué perjudica a Yucatán, sino que se han mantenido en una postura que podía considerarse como partidista.

Seguro existen diferentes puntos de vista y que habrá razonamientos interesantes de por qué no puede gravarse más deuda a Yucatán, pero esa polémica ha escapado de la discusión y nos hemos quedado con un enfoque hueco. Los yucatecos no nos merecemos eso.

Si el Gobierno del Estado está haciendo un esfuerzo por recuperar la planta laboral, al menos deberíamos conocer los motivos que tienen los diputados que pretenden votar en contra, ya que de no haberlos nos quedaría claro una cosa: no los tienen…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *