Editorial

La situación está difícil en estos momentos, el gobernador lo dejó muy en claro el pasado domingo en su mensaje en el que nos advertía que el Centro de Convenciones “Yucatán Siglo XXI” es su reserva de camas para cuando la situación del covid-19 rebasara las instituciones de salud en el estado, lo cual ya ocurrió.

El sistema hospitalario se encuentra sobrepasado por la demanda y el aumento de casos diarios, los cuales se cuentan en cientos y el riesgo de que el Siglo XXI sea insuficiente es muy posible.

Si esto resulta ser tal cual, entonces la reactivación económica se acabará y regresaremos a la misma condición en la que nos encontrábamos en abril y en mayo, de aislamiento total y sólo con los comercios esenciales abiertos.

Y con este panorama nos encontramos un país en el que la CFE peleándose con el PRI, al Presidente con todo mundo, al gobernador con el IMSS, al Congreso con los municipios. Lo más curioso es que ya somos amigos de Donald Trump.

Si a eso le sumamos la falta de recursos que existen en los estados y que se agrava por la ausencia de apoyos del gobierno federal y que esto ha ocasionado miles de desempleos, entonces parece que todo está mal y que no puede ir peor. Pero se equivocan, sí puede ir todavía más difícil, sobre todo si las personas no comprenden que deben quedarse en casa. Ojalá algún día se entienda.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *