Editorial

El Gobierno del Estado informó que habrá enérgicas sanciones para quien no cumpla con las medidas de restricción anunciadas para combatir los contagios por coronavirus, como una forma de impedir que los yucatecos se expongan.

No debería de haber necesidad de que esto tenga que decirse, pero es una medida de reforzar el mensaje de que en este momento es necesario cuidarse para bajar la curva de contagios que se fue para arriba en estas últimas semanas.

El problema, además, radica en que hubo quienes argumentaron que las medidas implementadas se encuentran fuera de la ley. Pero sin saber qué intenciones tenían estas personas con estos comentarios (hubo quienes piensan que sólo buscaban la desobediencia de la ciudadanía), si es importante recordar que las restricciones fueron decretadas porque hay muchos casos de personas que se tomaron muy en serio la reactivación económica.

No debemos confundirnos. A nadie le gusta estar encerrado, y estamos bastante seguros de que a las autoridades tampoco les viene bien que toda la economía esté paralizada, pero esta es la situación por la que estamos pasando y debemos ser consientes de lo que nos corresponde hacer como sociedad.

Más allá de los 43 mil pesos de multa que nos podemos llevar por la desobediencia o las 36 horas de cárcel, nuestra motivación debería ser nuestra propia salud y la de nuestros seres queridos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *