Editorial

El panorama presentado por el medico urgenciólogo Geovanni Natalio Ramos Reséndiz es bastante desalentador. Afirmar que el 80% de los yucatecos será víctima del COVID-19 es un pronóstico que a todas luces nos puede parecer catastrófico, pero nos habla del peligro que significa esta enfermedad.

Son por este tipo de cifras que debemos comprender la preocupación y el temor de nuestras autoridades, así como las medidas de prevención que nos imponen, ya que a estas alturas el desobedecerlas, significaría poner en peligro nuestra propia vida.

Sin embargo, estas cifras sirven para que reflexionemos algo que nos habían dicho desde el principio y que olvidamos por el estigma que ha representado esta enfermedad en nuestras vidas: es muy posible que a todos nos dé coronavirus alguna vez.

Si, es una enfermedad que llegó para quedarse y que si bien hay que tomar todas las medidas posibles, tampoco hay que paralizarnos por el temor de que podamos enfermarnos. Debemos de ser conscientes de nuestra seguridad, pero sin perder de vista que estamos ante un nuevo mal con el que tendremos que convivir durante muchos años.

Es importante para nuestra salud mental seguir escuchando a nuestras autoridades, pero también seguirnos preparando y trabajando por nuestros objetivos. 

Si, ha sido un encierro prolongado y el temor de seguir así nos puede poner muy nerviosos, pero al final, el mundo no se puede detener y nosotros tampoco.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *