Editorial de Peninsular Punto Medio

En franco desafío, el juez Juan Pablo Gómez Fierro le volvió a repetir la dosis a la Ley de la Industria Eléctrica del presidente Andrés Manuel López Obrador, ya que de nueva cuenta cancela frenos a empresas ambientalistas (Eólica de Oaxaca y Eólica de Tamaulipas) que producen electricidad.

Hace unos días, el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y del Poder Judicial de la Federación, Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, remitió al Consejo de la Judicatura Federal (CJF) la carta del presidente Andrés Manuel López Obrador en la que demandó una investigación hacia el juez por sus fallos en contra de su ley.

El togado está consciente de que López Obrador es habilidoso en sacar raja política, en hacerse a la víctima, pero también esto distrae y propicia que no integre bien sus expedientes, que pueden ser borrados.

Pablo Gómez sabe que el presidente intentará darle con todo, y le buscará algunos episodios oscuros que haya tenido para presionarlo.

Para su fortuna, el abogado tiene a su favor a los opositores y a los ambientalistas, ya que con la reforma eléctrica de la 4T se le apuesta al combustóleo para producir electricidad, que abunda en el país, pero que es contaminante, cuando hay países europeos como Islandia y Noruega que obtienen más del 90% de su electricidad de energías limpias. Indiscutiblemente, el ambientalismo es un talón de Aquiles para AMLO.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *