Editorial de Peninsular Punto Medio

El presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, con toda la persistencia (o terquedad) que le caracteriza decidió que, en caso de que los amparos no le dejen aplicar los cambios a la Ley de la Industria Eléctrica, entonces reformará la Constitución para que ahora si no exista problema. Y esto se convertirá seguramente en su tema de campaña para el 2021.

Morena, o mejor dicho el presidente López Obrador, estaba buscando una forma de potencializar su discurso para motivar a que la gente vote por sus diputados federales para tener la mayoría en la Cámara baja, ya sea mediante voto directo o a través de los partidos satélites y este tema de reformar la constitución es la oportunidad de hacerlo.

Sin embargo, imagínense a AMLO con la posibilidad de reformar la Constitución a su gusto. Si ya con la mayoría ha hecho cambios que muchos consideran “polémicos”, con la absoluta podría hacer lo que sea… incluso permitir la reelección presidencial.

No debemos olvidar que este tipo de políticos siempre ha aspirado a eso desde que suben al poder y no creemos que en este caso sea diferente. En los hechos hemos visto que la Cámara de Diputados no ha sido un poder independiente como debe ser, sino que se ha visto sujeto a los designios del mandatario federal, por lo que sería fácil reformar de este modo nuestra Carta Magna.

Y luego hay quien pregunta por qué son tan importantes estas elecciones…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *