Editorial de Peninsular Punto Medio

Nos encontramos ante una fase decisiva de la contienda electoral, que es el registro y la elección de candidatos de todos los partidos políticos, pero, al parecer, hay uno que se está despedazando antes de que comience la campaña. Ese es el caso del partido Movimiento Regeneración Nacional.

Es bien sabido que la izquierda nacional siempre ha sido muy intensa con su vida democrática; sólo basta recordar todos los grupos que se generaron en el Partido de la Revolución Democrática y que terminaron fragmentando a este instituto político, al punto de pasar de ser una verdadera opción y ganar incluso elecciones importantes como el Distrito Federal, a ser una comparsa del partido en el poder y sin representar una opción real.

Pues bien, Morena, al ser una mezcla de todo lo que sobró de otros partidos, aglutinados bajo el arrastre del presidente Andrés Manuel López Obrador, era claro el camino que tomaría, y eso se ha visto especialmente en Yucatán.

La presencia de Verónica Camino ha polarizado mucho la situación en el partido guinda, y le ha restado confianza a su proceso interno, que pretendía ser muy democrático, pero que ha sido tortuoso.

A día de hoy no se sabe quiénes son los candidatos en casi ninguna demarcación y nos encontramos desprendimientos de una gran cantidad de militantes cansados de lo que ellos llaman “una imposición”.

A ver si no resulta que Morena termina siendo los retazos de un partido que parecía tener alguna esperanza de competir en estas elecciones.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *