Editorial de Peninsular Punto Medio

La unidad es una herramienta poderosa de discurso por parte de los partidos, sobre todo en un proceso interno de campaña, ya que esto puede dar certeza o no a los militantes y a la misma ciudadanía. Sin embargo, esto es lo más difícil de lograr al interior de un grupo en donde se encuentran muchas personas, cada una con un interés en particular.

Durante muchos años el Partido Acción Nacional adoleció de esto, ya que había tantos liderazgos que nunca se ponían de acuerdo. Y cómo olvidar en el caso del PRD, en donde la gran cantidad de tribus que había en el interior hacían imposible la unidad.

Sin embargo, el PAN en esta campaña parece haber encontrado en la unidad un importante discurso diferenciador en comparación a otros partidos, ya que sabemos lo que ocurrió con la llegada de Verónica Camino a Morena y como se fracturó en Yucatán el partido del Presidente de la República.

Pero por si fuera poco el dirigente estatal del PRI, Francisco Torres Rivas, no deja de dar tumbos por su falta de planeación y tacto político, ya que todo esto ocasionó que Luis Borjas Romero tuviera que abandonar una candidatura que ya estaba negociada de antemano y fracturó la relación que había y provocó que su propio candidato a la alcaldía le reclamara su falta de previsión.

En fin, cosas de política que ocurren en todo momento, pero que no deja de llamar la atención que no se aprenda de los errores ajenos o propios.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *