Editorial de Peninsular Punto Medio

La crisis en energía eléctrica que tuvimos durante esta semana debido a las nevadas registradas en Texas y en EUA nos deja un espacio para la reflexión en todos los niveles, ya que si bien se trata de un problema externo, terminó por afectar a prácticamente todos los estados de la República.

Ahora sí fue literal la expresión: “Cuando a Estados Unidos le da un catarro, a México le da una neumonía”, lo que nos recuerda lo mucho que dependemos de nuestro vecino del norte y nos regresamos a las mismas preguntas de siempre, con las mismas respuestas. Durante muchos años se debió de salvar a la CFE y a Pemex con un trabajo de modernización que les permitieran aprovechar las nuevas tecnologías y tendencias.

Pero lo que tenemos en cambio es una infraestructura obsoleta, procesos de hace 30 años y una atención a los clientes y proveedores que deja mucho que desear. La pregunta acá es simple: ¿Vale la pena salvar a la Comisión Federal de Electricidad y a Pemex? o ¿acaso no será mejor terminar con estos monopolios y permitir la libre competencia, como se hace en Estados Unidos?

Estas preguntas tienen su respuesta en un tema más ideológico que económico. Y en realidad ya sabemos la contestación, nos la han dicho casi todos los días en las mañaneras y parece que no habrá marcha atrás. AMLO tratará de rescatar a las paraestatales, que lo logre es otra cosa.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *