Editorial de Peninsular Punto Medio

La Secretaría de Educación Pública dio el primer paso para darle forma real al regreso a clases, ya que propuso a los gobiernos estatales que, para reducir el riesgo de contagios de coronavirus, los alumnos vuelvan de manera escalonada a aulas y que además se combine con las clases virtuales que, es muy posible, que hayan llegado para quedarse.

Hasta el momento se sigue afirmando que serán los padres quienes decidan si sus hijos deben o no regresar a las clases, pero están ideando una estrategia pensada que sean muy pocos los que digan que no. Además, es bien sabido la importancia que tiene que los mexicanos vuelvan de manera presencial a las aulas, ya que esto fortalece la enseñanza por encima de los métodos tecnológicos de los que hemos tenido que echar mano durante más de un año.

Seguro durante el transcurso de mayo tendremos más detalles de este tema, sobre todo cuando comience la vacunación de los maestros el próximo 18 de mayo.

Sin embargo, el tema se reduce a uno solo: es muy importante garantizar a toda costa la salud de los docentes y también de los estudiantes, ya que si no se cumplen los protocolos de prevención y comienzan a presentarse casos de coronavirus en las aulas, es muy probable que todos los esfuerzos se vean suspendidos como ya ocurrió en Campeche. La planeación es la clave.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *