Editorial de Peninsular Punto Medio

Qué difícil es ser gobernador de un estado, sobre todo cuando tienes que tomar decisiones como las ha tomado el de Yucatán durante el último año.

Es muy sencillo gobernar cuando tienes a todas las fuerzas de tu lado y cuando todo va de acuerdo al plan establecido y puedes desarrollar tu estrategia de trabajo sin contratiempos significativos o que estén dentro de lo planeado, porque al final siempre habrá problemas en cada administración.

Pero ahora imagínense que son Mauricio Vila Dosal, y tienen que decidir acciones que a fuerza afecten a alguien, pero que se tienen que tomar para evitar que ocurran tragedias mucho mayores. Tener que sacrificar algo por un bien mayor siempre será muy complicado.

A veces se tiene que afectar intereses como es el caso del sector restaurantero. Y si bien tienen un punto al afirmar que el Gobierno del Estado debió de haberles comunicado sus intenciones o al menos haberle pedido su opinión, también es verdad que aunque la autoridad hubiera hecho esto, la decisión iba a ser tomada de todos modos, ya que tenemos un incremento preocupante del número de contagios. Acá lo que se debe de hacer es sumar para salir adelante y no restar. Hay que ponernos todos de acuerdo, porque de otro modo, saldremos más lastimados que fortalecidos de este problema.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *