Editorial de Peninsular Punto Medio

La solicitud de desafuero del gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, ha levantado otra polémica a nivel nacional, en un sexenio que, la verdad, ha sido un dolor de cabeza para los ciudadanos.

Pero, ¿por qué es polémico? Bueno, es que en primera instancia todo parece ser una venganza política por parte del Gobierno federal contra uno de sus más férreos críticos, apenas unos meses antes de las elecciones y en plena polémica por la aprobación en la Cámara de Diputados de la Ley de la Industria Eléctrica.

Es decir, nos encontramos ante una posible persecución política, lo que siempre llama la atención, sobre todo en un régimen al cual siempre comparan con el nefasto caso de Venezuela, en donde se violan constantemente los derechos de los ciudadanos y en donde la venganza contra los opositores son pan de cada día.

Este gobierno todavía no tiene ni siquiera medio sexenio y ya tiene este tipo de actitudes que hacen sospechar.

Ojo, igual y sí es posible de que tengan algo contra el gobernador de Tamaulipas, pero hasta el momento no han dado información al respecto y han manejado todo desde las sombras.

No nos extrañaría que en la mañanera, el Presidente nos dé las razones como su gran primicia del día, en esa tribuna en donde se la ha pasado denostando a críticos a diestra y siniestra, donde se juzga y se declara culpable sin juicio alguno.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *