Editorial de Peninsular Punto Medio

Tremenda polémica es la que se ha suscitado luego de las disculpas que emitió David Colmenares, auditor Superior Federación, quien aceptó que había cometido algunas imprecisiones en sus observaciones sobre el costo del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y su cancelación.

Además de un llamado por parte de AMLO a rectificar su postura y sus datos, ahora incluso hay gente que está pidiendo su renuncia por el error que él mismo aceptó cometer.

Sin embargo, aquí el principal problema es si de verdad la Auditoría Superior de la Federación incurrió en algún yerro en sus observaciones o si están siendo presionados por el poder político y mediático del Presidente de la República, o ¿acaso no es mucha coincidencia que un día después de los resultados presentados en donde revelaba importantes inconsistencias de la autoridad, ahora resulta que pida disculpas en un acto que no se recuerda haber visto en los últimos 10 años?

Hay muchas preguntas que resolver, porque si ahora resulta que la auditoría no hace bien su trabajo, entonces en quién podemos confiar para tener información verídica y la rendición de cuentas claras de nuestro gobierno.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *