Ejemplar labor conjunta para limpiar el cenote de Dzibichaltún

Para proteger a las especies endémicas de peces por falta de oxígeno, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) comenzó este jueves con la limpieza del cenote de la zona arqueológica de Dzibilchaltún, del cual retiraron el lirio y fauna nociva (peces introducidos) y objetos dejados por los visitantes.

Para tal fin, el delegado de la Semarnat en Yucatán, Dr. Jorge Carlos Berlín Montero y miembros de la Asociación de Ecologistas Subacuáticos de Yucatán participaron en la actividad realizada desde las 9 de la mañana en el cenote Xlacah de Dzibilchaltún, a la que también asistieron el Dr. Eduardo Batllori Sampedro, titular de Seduma y el Arq. Ilan Vit Suzan, director del sitio arqueológico.

Berlín Montero dijo que es una campaña permanente en la recuperación del anillo de cenotes de Yucatán, en donde hay registros de por lo menos 30 depósitos de agua sumamente contaminados.

En el caso del cenote de Dizilchaltún se retiraron las plantas y lirios, que extraídos desde el tronco ayudarán a que bajar la población de la planta, lo que ayudará a preservar el mismo ambiente para los peces locales.

De hecho, durante la jornada de este jueves también se retiró el lecho del cenote una aleta de buzo, chanclas, lentes y dos peces exóticos, procedentes de peceras que a la larga se pueden convertir en peligro para los otros, ya que se los comen y ellos no entran en la cadena de alimentación.

–Este es un cenote precioso, de aguas limpias, que atraen mucho turismo y es necesario que lo mantengamos limpio y sin maleza nociva—afirmó el funcionario federal.

De hecho, Berlín Montero dijo que al estar en los terrenos de la zona arqueológica de Dzibilchaltún la gente no tira tanta basura, como han encontrado en otros lugares, en donde se ha llegado a sacar 100 kilos de residuos sólidos.

–La vigilancia por parte de los empleados del INAH limita la basura en el agua, hemos encontrado muy poca basura, una pila oxidada y otros objetos que no tienen comparación con lo que hemos sacado de otros cenotes—recalcó.

Agradeció el trabajo en conjunto de Seduma y el INAH, que sumado a lo que ofrece la Semarnat, hacen posible que permanentemente se de mantenimiento a los cenotes de Yucatán, sobre todo a los que se encuentran en el Anillo de Cenotes, que al mismo tiempo integran la gran reserva hidrológica de la Península de Yucatán.

En el Anillo de Cenotes, concluyó, hay unos tres mil registrados, pero se estima que hay más de siete mil en todo el estado.- Esteban Cruz Obando

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: