El 81% de los yucatecos, con problemas de peso

Una veintena de colectivos y asociaciones de la sociedad civil consideró que a una iniciativa para reformar las leyes en materia de sobrepeso y obesidad infantil en Yucatán propuesta por el diputado Manuel Díaz Suárez, todavía le “faltan voces”, pese a que convocó a un Parlamento Abierto, por lo que presentaron un manifiesto para que sean tomados en cuenta por los legisladores locales.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud, el 81% de la población de Yucatán tiene sobre peso y obesidad, por lo que “se trata de la verdadera pandemia del Siglo XXI”.

Lo anterior pone de manifiesto la oportunidad de tener en Yucatán una propuesta legislativa más integral, sumando la experiencia de académicos, investigadores, la perspectiva de la interculturalidad y de los derechos humanos, así como la valoración comunitaria con respecto a la alimentación y a la salud.

“Hay muchos intereses en juego y hay muchas condiciones. Quien está honestamente produciendo cierto tipo de alimentos desde hace tiempo no lo hace adrede. Durante mucho tiempo se ha pensado que es una alimentación tal o cual cosas, pues no se habían hecho los estudios suficientes ni se habían presentado las condiciones suficientes para ver que realmente este era un problema de salud. Yo considero que se tiene que proponer algo, se tiene que ver como se acuerda con las partes. La realidad tiene muchas facetas y lo que queremos es que se vea de una manera más amplia”, aseguró Vanessa Gamboa, maestra y licenciada en Nutrición.

“Es una iniciativa loable que se está empezando por algo, pero consideramos que le faltan voces de varios sectores”, recalcó.

Para Margarita Rosales, a la iniciativa que ya se está analizando en el Congreso del Estado, le encontraron algunos puntos preocupantes.

“Es importante abrir este diálogo desde cómo se les está llamando a los alimentos con alto valor calórico y de azúcar para que no se le pueda dar la vuelta. Ya en el pasado (2012) la industria respondió con envases más pequeños para darle la vuelta a la ley que los obligaba a dejar de vender los alimentos con alto contenido de sodio, azúcar y grasa”, contó.

Entre los especialistas e investigadores de los colectivos destacan: Margarita Rosales, del INAH; Margarita Zarco, de la UADY; Vanessa Gamboa González, maestra y licenciada en Nutrición; Fabiola Romero, de colectivos vinculados a la infancia; Angel Lendechy, investigador del Hideyo Noguchi; Manuel Rabasa, coordinador de la Red Latinoamericana y del Caribe de Seguridad Alimentaria; y Nancy Walker, coordinador de Ciencia Social Alternativa.

Además, el manifiesto y las propuestas fueron firmadas por cerca de 1,000 personas de la sociedad entre las que figuran académicos y profesionales de la salud.

En el manifiesto se advierte:

“Encontramos por lo pronto y con preocupación, que esta iniciativa se centra en la prohibición de:

I.- La distribución, venta, regalo y suministro en el Estado a personas menores de 12 años, de alimentos y bebidas no alcohólicas con exceso de sodio, grasas y azúcares de acuerdo a la Norma Oficial Mexicana correspondiente, a menos de 100 metros de instituciones educativas públicas y privadas de los niveles preescolar y primaria.

II.- La distribución, venta, regalo y suministro de alimentos y bebidas no alcohólicas con exceso de sodio, grasas y azúcares de acuerdo a la Norma Oficial Mexicana correspondiente dentro de instituciones educativas públicas y privadas de los niveles preescolar y primaria.

III.- La venta o distribución de alimentos o bebidas no alcohólicas con exceso de sodio, grasas y azúcares de acuerdo a lo estipulado en la Norma Oficial Mexicana correspondiente, a través de distribuidores automáticos o máquinas expendedoras instaladas en instituciones educativas públicas y privadas de los niveles preescolar y primaria.

Texto y foto: Esteban Cruz Obando

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *