El agua en la península de Yucatán está en riesgo

Agroquímicos, desechos de granjas e intrusión salina, afectan la sanidad del agua en la Península.

Se conmemoró este 22 de marzo el Día Mundial del agua, y en este marco académicos, ambientalistas y ciudadanos que integran diversos colectivos de la Península de Yucatán, exigen que mediante la aprobación de una Nueva Ley General de aguas se detenga la contaminación del vital líquido.

“Las granjas porcicolas en Yucatán,  vierten al subsuelo los desechos y residuos de vacuna, antibióticos y demás medicamentos, esto mientras la autoridades de hacen de la vista gorda”, dijo en una rueda de prensa virtual, el representante del Consejo Maya del Poniente de Yucatán, Chikin Ha, Alberto Rodríguez, quien recalcó que el agua en la Península de Yucatán esta en riesgo.

La Península de Yucatán esta posicionada con uno de los sistemas más contaminados a nivel nacional por su vulnerabilidad natural, mientras que la actual Ley Nacional de aguas no contiene ningún concepto o trato especial pertinente a los acuíferos kársticos como el de la Península de Yucatán que es una planicie compuesta de depósitos marinos y que cubre el 7% del territorio nacional.

Se explicó que por el bajorrelieve de esta región no se forman ríos lo que da como resultado que se dependa totalmente del agua subterránea para todas las actividades  económicas y sociales de la región.

Por su cercanía al suelo, el acuífero de la Península, es altamente vulnerable a la contaminación y al tener el suelo poco espesor, no existe sustrato para filtrar o retener infiltración de contaminantes, además de que el agua contaminada corre hacia las partes bajas en pendiente llevando hacia el mar aguas residuales de procesos industriales, porcicolas, de  plantas desalinizadoras y pozos de absorción de agua además de lixiviados por desechos sólidos maltratados.

Mientras que en Yucatán se dan  autorizaciones a grandes corporaciones y granjas porcicolas asentadas en zonas de alta conectividad hídrica y cerca de áreas naturales protegidas, en Campeche hay grandes extensiones destinadas a la siembra de transgénicos y uso de agroquímicos contaminantes del acuífero, mientras que en Quintana Roo, especialmente en la Costa Norte, avanza desmesuradamente la construcción de  mas cuartos de hotel y desarrollo urbano a costa de destrucción de la duna y de rellenos de humedales.

Y lo peor de todo es que en los tres estados,  las autoridades ambientales no tienen capacidad de responder de manera oportuna a las denuncias y en los procesos de autorización, no tienen manera de verificar la veracidad de lo expresado en las manifestaciones de impacto ambiental.

La reunión contó con la participación de integrantes de la Asamblea Socio Ambiental Peninsular, del Consejo Ciudadano del Agua Yucatán y del “Movimiento Agua para todos,  agua para la vida”.

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *