El colegio…

Desde la terraza se veía el mar. Inmenso, infinito, azul… Solía asomarse a mirar cada mañana antes de bajar a la playa. Y después llegaban los juegos, los baños, los castillos, dos millones de aventuras, comer en el chiringuito, el atardecer en bicicleta, la piscina mientras anochecía, esas noches de calor y libertad…

Cuánto echaba de menos las vacaciones…

En su cuarto María también se sentía así. Si Mateo, su hermanito, extrañaba las vistas desde la terraza ella suspiraba por el paseo marítimo. Su amor de los catorce años, las sonrisas etéreas, anocheceres con amigas en la arena, las sandalias, las faldas blancas y vaporosas, la noche de las hogueras, la pandilla de julio y agosto…

Ojalá regresara junio…

La casa rezumaba actividad. María comenzaría el viernes, todos los demás ya. Había mucho trabajo! Forrar carpetas, ordenar cajones, distribuir los libros de cada uno, comprobar que no faltaran lápices en la caja de colores, preparar los uniformes… Regresaban los horarios… El madrugar, la rutina… La vida con el colegio…

Cada rostro estaba mustio. Desde la ventana del hogar ya no se veía la playa. Ni la interminable hilera de hamacas de la playa. Los zapatos ya estaban listos… Tocaba volver a las matemáticas, a los controles de lectura, la ruta… La clase de piano de Victoria, el entrenamiento de fútbol de Pablo… Y si volvieran las vacaciones?…

Mamá les dijo que por la mañana había ido a visitar a unos niños. No iban a empezar el colegio. Permanecían enfermos, cada uno de una cosa, en el hospital. No verían a los amigos de siempre ni a los profesores. No les dirían lo morenos que se habían puesto. No madrugarían… y sin embargo desearían tantísimo hacerlo!
Todos comprendieron. No era el fin del mundo. Aprender y descubrir cosas es genial. Las excursiones. Ir a museos. Los viernes por la tarde. Las fiestas de cumpleaños. Salir al campo. Bajar al parque. Y, casi sin aviso, mayo llegaría de repente… Los exámenes, las últimas clases… Y un nuevo verano, mil posibilidades nuevas, todo era bonito!

Dedicado a todos los niños que empiezan el colegio
Dedicado especialmente a todos los niños que por alguna razòn no pueden empezar el colegio
Dedicado muy especialmente a Luisito

Tags:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *