El deporte se hizo para ganar

Por César Espadas

La frase “Perder ahora, para ganar después” representa el tanking, fenómeno que aparece hoy en día en la NBA, MLB o NFL, a través del cual los dirigentes de las franquicias justifican el hecho de desmantelarse mediante canjes, para obtener prospectos que en un futuro ayuden a devolver el éxito o bien, asegurando las mejores posiciones al elegir en el draft. El deporte es competitivo por naturaleza, no se puede aspirar a tener una campaña perdedora, no le puedes pedir a un aficionado que acuda a un juego sabiendo que su equipo tiene intenciones de perder.

El tanking mancha la imagen del deporte, ya que el draft es una oportunidad que las ligas les dan a los equipos perdedores para que se recuperen. Abusar de las derrotas, incluso puede influir en contra de los jugadores jóvenes ya que su desarrollo se frena al no enseñarles a ser competitivos.

Las reglas actuales llevan a las franquicias a elegir entre apostar todo, aspirando al campeonato, o a tirar la toalla desde el comienzo, al recortar la nómina, intercambiar a tus mejores jugadores y tratar de perder el mayor número de partidos para ser recompensado con selecciones top en el draft. Si tu equipo se queda en el medio, es probable que ni ahora ni en un futuro cercano aspires a ganar.

Cada liga libra una batalla combatiendo esta tendencia al establecer topes salariales y modificar las reglas de los sorteos del draft. Este método, a pesar de todo, es muy exitoso; como ejemplos los Astros de Houston de MLB de 2017 o los Spurs de San Antonio que en 1996 hicieron todo lo posible para perder y obtener a Tim Duncan.

1 Comment

  1. Karla cisneros
    26 noviembre, 2018 - 8:15 am

    Muy buen redactor me gusta su certeza y originalidad

    Reply

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *