El desempleo amenaza Yucatán

Peligran hasta 80 mil plazas laborales, alerta el gobernador Mauricio Vila Dosal.

La pandemia del coronavirus ha tenido grandes impactos en materia económica. En el caso de Yucatán, el desempleo ya amenaza: peligran hasta 80 mil plazas laborales, así lo dio a conocer el gobernador Mauricio Vila Dosal durante su participación en la mesa panel denominada “Protección del Empleo y del Ingreso de las Familias”.
El encuentro fue transmitido a través de una plataforma tecnológica donde participaron cerca de 20 personas, entre líderes de organizaciones económicas, empresariales, figuras políticas y catedráticos.
El jefe del Ejecutivo estatal contó con un espacio e inició su intervención resaltando que los impactos económicos de esta crisis se pueden considerar sin precedentes, ya que por un lado se tiene la oferta de bienes y servicios, y por otro el choque relacionado con los niveles bajos de consumo. “Ambos se caracterizan por ser una especie de Trade-Off en la contingencia que protegen la salud y el crecimiento económico”.
Por lo anterior, el gobierno estatal realizó un análisis partiendo de dos preguntas: de qué tamaño será el impacto de la crisis y qué margen de maniobra se tiene.
En cuanto al primer cuestionamiento, Vila Dosal detalló que existen tres elementos importantes: la magnitud, la duración y la recuperación. “En la magnitud se estima una caída en la economía entre el 7 % y un 13 %, así como una pérdida en los empleos que van desde los 53 mil a los 80 mil”.
En lo que respecta a la duración, planteó que toda decisión que se deba tomar debe estar basada a partir de dos temas: la capacidad hospitalaria y los descensos en los casos de contagio y segundo, en una apertura económica gradual con una nueva norma y medidas sanitarias que permitan una recuperación que minimice el riesgo.
“Tenemos que acelerar las transiciones necesarias para que la economía de Yucatán regrese a los niveles de crecimiento que se venía experimentando, un programa fuerte de inversión en infraestructura productiva, mantener los niveles de inversión extranjera, así como empleo temporal”, dijo.
Recordó que se tiene un presupuesto limitado para hacer frente a situaciones extraordinarias, pero también, apuntó, no se puede implementar políticas monetarias y fiscales contracíclicas al no tener los instrumentos necesarios.
En este tenor se incrementará el gasto de gobierno para inyectar flujo a la economía e incentivar en la medida de lo posible el consumo. A su vez, estos elementos son la base de las medidas económicas que se agrupan en dos bloques:
El primero, apoyos directos para las familias y sus ingresos, destacándose las transferencias directas en especies y subsidios, así como contar con un programa de apoyo alimentario y un seguro de desempleo que está atendiendo a 46 mil 800 familias, ya sea del sector formal o informal.
Segundo, el apoyo al sector primario, el cual se puede dividir en económico a personas del sector pesquero, y en especie para autoconsumo.
También la protección del empleo en las Mipymes es parte de la estrategia, la cual cuenta con una línea de crédito de hasta 500 millones de pesos.
Hay que destacar que Yucatán tiene más de 127 mil unidades económicas de todos tamaños, por lo que la oferta de crédito tiene tres objetivos principales: permitir dotar de liquidez, sin oferta de crédito y que proteja el empleo.
“Estos se pueden resumir de la siguiente manera: programas para el sector turístico y restaurantero, y créditos a personas que trabajan por su cuenta, mientras que para empresas más grandes tenemos una línea de crédito de 416 millones de pesos, y apoyos a artesanos y compras de sus productos”, expuso.
“Sabemos que ninguna medida es suficiente; sin embargo, estamos haciendo un gran esfuerzo que se ha caracterizado por ser rápido, transparente y estratégico para que cada medida tenga el impacto que buscamos”, concluyó.

Texto: Jesús Gómez

Foto: Cortesía

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *