El escudo no gana partidos (I)

Por Humberto Rejón

Estamos por empezar octubre y las principales ligas en Europa empiezan a tomar forma. Sin embargo, como cada inicio de temporada, muchos clubes importantes parecen tener más dudas que certezas, algo que era esperado en algunos, pero en otros no tanto.

Vamos a empezar por Inglaterra. Aquí, el único equipo que va “viento en popa” es el Liverpool (6 de 6), colocándose como líder en solitario de la Premier. Le sigue el Manchester City, que si bien es uno de los equipos con más identidad en el viejo continente, no ha empezado tan sólido como se esperaba. Prueba de ello es el revés que le propinó el Norwich, además del empate que tuvo ante Tottenham en casa.

Hablando precisamente de los Spurs, debo decir que su inicio ha sido bastante decepcionante. Ha conseguido solo 8 puntos de 18 en la liga, en la Champions dejó ir una ventaja de 2-0 frente al Olympiakos, y recientemente fue eliminado por un equipo de la cuarta división inglesa. Para dimensionarlo, es como si Cantera Venados eliminara a Cruz Azul. De ese tamaño. Aún así, el equipo no ha dejado de ser competitivo, ya que ha conseguido salir con vida del Emirates y del Etihad. No es poca cosa.

Seguimos en Londres, pero ahora para hablar del Arsenal. Posiblemente los gunners tengan, por nombres, uno de los ataques más determinantes de la Premier, pero la defensa sigue siendo el punto débil de este equipo. Parece que Unai Emery, ya en su segunda temporada, continúa con más dudas que certezas, en especial en faceta defensiva, que es la asignatura primordial en la cual tiene que trabajar.

Es tiempo de hablar del Chelsea de Frank Lampard, uno de los proyectos más interesantes en el mundo, pero que, al tener un equipo muy joven, le está costando conseguir buenos resultados. Prueba de esto son los apenas 8 puntos que ha conseguido en la liga doméstica y, por supuesto, la derrota que le propinó el Valencia de visitante. Este equipo necesita paciencia, pero la jerarquía del club le meterá presión por conseguir resultados pronto, y eso puede ser contraproducente.

Ahora nos vamos a Manchester, pero hablar del United. Aquí no hay de otra, parece un equipo sin rumbo. Ole Gunnar Solksjaer fue un buen bombero, pero sinceramente ahora no se ve por dónde. Se le fueron algunos elementos, como Lukaku y Alexis Sánchez, que no terminaron de rendir lo que se esperaba, y llegaron otros, que hasta ahora se están adaptando a un equipo que no tiene un sistema definido.

Estos equipos son de los más poderosos del mundo y tienen a los mejores jugadores en sus filas, pero los nombres detrás de la playera y el escudo de frente no ganan partidos. Hay que trabajar, trabajar, y trabajar. Veremos qué equipo sale del bache y cuál se hunde definitivamente.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *