El lado oscuro del cantante y compositor

“Sin bien el maestro Armando Manzanero fue un destacado cantautor mexicano, que dejo un gran legado de canciones románticas, no hay que olvidar que fue denunciado penalmente por violencia familiar por parte de su ex esposa Olga Leticia Aradillas Lara” manifestó Adelaida Salas Salazar representante del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio en Yucatán.

Comentó que a pesar del indudable talento musical que tenía el compositor yucateco, también hay que visibilizar el daño que le hizo a muchas mujeres, pues hay que recordar que estuvo involucrado en escándalos de violencia y acoso sexual.

Salas Salazar relató que, durante este proceso, estuvo acompañando a la ex esposa de Manzanero, quien en ese entonces afirmaba haber sido víctima de violencia física y psicológica por parte del intérprete.

“Durante ese tiempo nos tocó acompañar a Aradillas Lara, ya que cuando presentó esta denuncia penal, en represalia, el productor la mete a la cárcel, acusándola de robar una camioneta, cuando él se la regalo, algo similar a lo que le hicieron a Emma Gabriela Molina Canto, sin embargo, sus abogados lograron llegar a un acuerdo y salió libre” expresó.

Indicó que la denuncia penal también “quedo al aire” pues Manzanero Canché prefirió hacer un trato con su ex pareja, para que este suceso no trascendiera a más.

La entrevistada destacó que el ser merecedor de varios premios y reconocimiento, no le quita el hecho de que era una persona violenta, que llego agredir a su propio hijo, y que fue expuesto como un machista y misógino.

“Pienso que fue una persona que se le disculparon muchas cosas por el hecho de tener fama y dinero, y el hecho de que haya sido un gran compositor a nivel internacional, no le quita ese lado oscuro, por lo que creo que hay que ser parciales y ver el daño que hizo a muchas mujeres” aseveró.

Resaltó que, a pesar de este escándalo, a varias agrupaciones feministas les sorprendió que la ex Gobernadora Ivonne Ortega Pacheco se tomará la atribución de cambiar el nombre del Teatro Mérida, al de Armando Manzanero, sin una consulta previa de varios sectores de la sociedad.

“Nos causó mucho ruido el hecho de que se le pusiera a ese teatro el nombre de Armando Manzanero sin tomar en cuenta el daño moral y físico que le había hecho a varias mujeres, sentimos que fue un premio y dejo en un estado de indefensión a las víctimas” expresó.

Por último, consideró que es una incongruencia por parte de los gobernantes, premiar a estas personas que han demostrado que, a pesar de tener un talento, también tienen un lado oscuro que no se debería invisibilizar.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *