El mal ejemplo de los futbolistas

El partido en el Nemesio Diez había sido muy bueno, lamentablemente la actitud antideportiva de los jugadores manchó esa actuación. Simplemente nefasto.

Primero, corre el minuto 75, Chivas anota gol, pero es anulado; Talavera intenta sacar rápido, pero el árbitro lo detiene, por dos razones: el balón sigue en movimiento y los jugadores se están empujando, molesto por la situación le hace ademanes y le dice algunas palabras al árbitro (en todo México sabemos que insultos usó), César Ramos le saca amarilla (lo perdonó), el portero sigue, entonces lo expulsan. Increíble que un jugador de su experiencia pierda así la cabeza en un juego de la jornada tres, por Dios.

Después, en el tiempo agregado, Triverio corta un contragolpe de Chivas jalando a Orbelin Pineda de la camiseta e incluso se la rasga. El árbitro lo amonesta, pero Pineda va a buscarlo, Sambueza interviene, hay roces, el argentino cae al suelo después de un manotazo, César Ramos expulsa al rojiblanco y le saca amarilla al argentino. De nuevo los jugadores perdieron la cabeza.

Al final, un recogepelotas tarda unos segundos en dar el balón a Ponce, este lo empuja y le arrebata el mismo, inaceptable, debió ser amonestado. Es la jornada tres y ya tenemos estas actitudes, lo del domingo era fútbol y se volvió una pelea callejera.

La actuación arbitral fue buena, pero la actitud antideportiva y la indisciplina de los jugadores de ambos conjuntos es inaceptable. Este tipo de situaciones deberían llevar sanciones para los clubes, de nada sirve decir “juega limpio y siente tú liga” si al final los jugadores cometen estos actos que son de ejemplo para millones de niños que los ven y los consideran “héroes”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: