El malecón de Progreso y sus primeros restaurantes

De acuerdo al historiador Alberto Euán, el establecimiento es propiedad de Raúl Marrufo; otros son Costa Azul, La Tropical y Arenal y el salón de baile Villa del mar 

Sin duda de que uno de los mayores gustos que uno puede darse es visitar el puerto de Progreso y deleitarse con un pescado frito, unos camarones al coco o un filete de pescado acompañado de sus respectivas guarniciones, y que mejor si se come en alguno de los restaurantes ubicados en el malecón, para disfrutar de un espectacular paisaje y la agradable brisa del mar.

Según platica el Dr. Alberto Euán Kantún, quien desde hace más de dos décadas se ha dedicado a investigar y recopilar información histórica de Progreso, su ciudad natal, el primer restaurant que se ubicó en el malecón fue el llamado “Las Rocas”, que fue propiedad de Raul Marrufo Ayala.

—En 1963, despues de que se realizó la prolongación del malecón hacia el lado poniente para llegar hasta el lugar en donde en la actualidad se encuentra la glorieta y el monumento a Juan Miguel Castro, fue que dicho establecimiento abrió sus puertas —explicó Euán, quien nos ofrece más detalles del lugar:

—Además de que vendía mariscos, se ofrecían espectáculos con grupos jaraneros de Hunucmá, Ticul, Izamal, y también música viva. Posteriormente el restaurante  cambió de nombre y fue llamado Sol y Mar. Actualmente el espacio es ocupado por el restaurante los Henequenes —explicó.

Antes de 1963, no existían restaurantes en el malecón, solo habian casas veraniegas,  y los visitantes acudían al mercado municipal a comer, mientras que la gente tenía la costumbre de acudir a la playa a comprar su pescado o marisco fresco a los pescadores.

Durante las temporadas veraniegas de entre los años de 1955 a 1960 , en el Parque Chazaro Pérez, funcionó un salón de baile llamado “Villa del Mar”, que registraba llenos completos, pero igualmente se instalaban varios puestos que expendían cerveza durante todo el día.

Para evitar los problemas que derivaban del consumo de bebidas alcohólicas y para darle una nueva imagen a la zona, fue que se decidió cerrar estos puestos con lo que se dio paso al establecimiento de los primeros restaurantes formales. De este modo, a lo largo del Malecón, entre la calle 26 y 30, se ubicaron los restaurantes Las Rocas, Costa Azul, La Tropical y Arenal.

Cabe destacar que los locales de estos primeros establecimientos eran de madera, al estilo que hasta la fecha se mantiene en El Torito, que por cierto no se ubica en el malecón, sino a una cuadra, y que sigue siendo toda una tradición visitar.

Finalmente, Euán Kantún recordó que en el lugar donde se asienta el restaurante botanero Eladio’s, abrió sus puertas a fines de los años setenta con el nombre de El Pez de Oro.  Antes de él, en el lugar se realizaban eventos deportivos.

De hecho, la fisonomía y la extensión del malecón ha cambiado a lo largo de los años, y en este sentido Euán Kantún, nos recordó que en abril de 1928, inició su construcción, con muro de línea recta desde la calle 26 en donde se encontraba el muelle de madera Benito Juárez.

Tenía  una distancia de un kilómetro y llegó hasta la calle 16 donde se encontraba la casa del gobernador Alvaro Torre Díaz, a una cuadra del mencionado Parque Chazaro Pérez. Fue  inaugurada el 12 de octubre de 1928.

En el año de 1929 un año después que se inició su construcción, se aumentaron  300 metros más por el lado oriente, esta ampliación fue inaugurada el 24 de junio de 1929.

En año de 1930, en la calle 26, se construyó una glorieta, y se colocó la estatua de Juan Miguel Castro Martín; el 1 de julio de 1930 dicha glorieta  fue inaugurada por el gobernador Alvaro Torres Díaz siendo presidente Municipal Fernando Vales, y finalmente, como antes se mencionó, en  1963 se efectuó una nueva prolongación por el lado poniente, donde se construyó la  glorieta con la estatua de Juan Miguel Castro Martín, como se puede observar actualmente, de esta forma el malecón alcanzó dos kilómetros de longitud.

Texto y fotos: Manuel Pool Moguel

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *